Tras muerte de cinco soldados, Gobierno mantiene inamovible de no reanudar diálogos con ELN

Foto: El Ejército mantiene como hipótesis que detrás del ataque pueden estar integrantes del ELN.

El ministro del Interior, Guillermo Rivera, dijo que esa guerrilla “borra con el codo, lo que hizo con la mano”.

El Gobierno Nacional se solidarizó con los familiares de la Fuerza Pública tras el asesinato de cinco militares en el sector de la vereda Palmarito, en la vía Tibú – Salazar de las Palmas, Norte de Santander.

El ministro del Interior, Guillermo Rivera, dijo que “el Eln sigue siendo incoherente y borró con el codo lo que hizo con la mano”. La incongruencia del Eln radica, a juicio de Rivera, en que esta guerrilla envió un comunicado anunciando el cese unilateral al fuego durante el periodo electoral entre el 9 y 13 de marzo, pero “horas más tarde atacó, de manera inmisericorde a una patrulla del Ejército Nacional”.

(Lea: Ataque a caravana militar deja cinco uniformados muertos en Cúcuta)

 

Rivera reiteró que el Gobierno ha dicho que “mientras el Eln siga siendo incoherente no habrá condiciones para dialogar… por eso es claro que el balón de la paz está en manos del Eln”. En ese sentido, el Gobierno se mantiene inamovible en que sigue congelada la mesa de negociación.

“El Gobierno no puede tolerar actos de buena y mala voluntad al mismo tiempo. Este tipo de actuaciones ambiguas hacen acabar con la esperanza de los colombianos y nos dejan sin margen de maniobras para reanudar los diálogos”, expresó Rivera.

Los gestos de paz, según el ministro, deben ir en una sola dirección y advirtió:

“El tiempo se le está acabando al Eln que está perdiendo una oportunidad maravillosa de lograr la paz”.

Horas antes, el comandante del Ejército, general Ricardo Gómez, aseguró que el atentado en el que cinco militares perdieron la vida, apunta al ELN como el responsable.

El comandante del Ejército, general Ricardo Gómez, aseguró que el atentado en el que cinco militares perdieron la vida, en el sector de la vereda Palmarito, en la vía Tibú – Salazar de las Palmas, Norte de Santander, apunta al ELN como el responsable.