SuperSociedades multó a primera de 10 firmas implicadas en soborno internacional

La SuperSociedades inició el proceso de sanción de las empresas sobre las cuáles recaen posibles casos de corrupción y soborno internacional.

Según fuentes del organismo, “se impuso una multa de 155 millones de pesos a la firma VRAM HOLDING S.A.S por impedir el acceso a datos, informes, libros y papeles de comercio que se requieran para el esclarecimiento de los hechos que son objeto de investigación”.

En sus descargos, la firma manifestó la intención de entregar solamente la información que de forma específica le fuera requerida por la entidad, conducta inadmisible, pues representa una restricción injustificada frente a las facultades de investigación que ejerce la Superintendencia de Sociedades.

De acuerdo con la resolución expedida por la Delegatura de Asuntos Económicos y contables, la presa sancionada cuenta con 10 días hábiles para presentar recurso de reposición.

Asimismo, la entidad avanza en las investigaciones para detectar posibles actos de corrupción empresarial.

La Superintendencia de Sociedades advirtió que las empresas vigiladas están obligadas a proporcionar la información que requiera el organismo, dentro de las investigaciones por soborno transnacional.

Las fuentes recordaron que las empresas están obligadas a facilitar la información que requiera la entidad para efectos de ejercer la inspección, vigilancia y control.

Recientemente el Superintendente, Francisco Reyes Villamizar, dio cuenta de al menos 10 sociedades que están bajo la lupa del organismo, en aplicación de la ley 1778 de 2016, que establece las obligaciones del Estado y de las empresas en la lucha contra este delito.

La advertencia fue hecha a propósito de la primera sanción que impone el organismo a una sociedad, cuyos administradores impidieron a investigadores de la SuperSociedades capturar la información financiera y contable de los computadores, en desarrollo de una investigación en el marco de la nueva ley contra el soborno transnacional.

“La lucha contra el soborno transnacional hace parte de los compromisos del país ante la comunidad internacional y organismos como la OCDE y pretende detectar, perseguir y sancionar a compañías colombianas que operan en el exterior o empresas extranjeras que tienen filiales colombianas y realizan actos de soborno en el exterior”, apuntó Reyes.