Por grave contaminación del aire en Medellín, colectivos exigen alargar el pico y placa

Foto: Colprensa-LAFM.

Los ciudadanos también piden restringir la emisión de gases en las empresas.

Una bruma de aire contaminado volvió a cubrir el cielo de Medellín, especialmente en el centro y el sur de la ciudad, donde se concentra la mayor cantidad de vehículos y empresas que emiten gases nocivos. Como era de esperarse, en los días previos al mes de marzo se agrava la polución por el cambio de clima seco a lluvioso, sumado al efecto invernadero que ocasionan las montañas del Valle de Aburrá.

Tras conocerse que a las 8:00 a.m. de este viernes 23 de febrero sería declarada la alerta roja, pues se cumplirían las 48 horas con estaciones en color naranja y rojo, los ciudadanos volvieron a sacar sus tapabocas por temor a las enfermedades. Daniel Suárez, líder del Colectivo Aire Medellín, exigió endurecer las medidas, por lo que propuso alargar el pico y placa, restringir la emisión de gases en las empresas e informar a los habitantes sobre los riesgos para la salud.

Nos estamos preparando para declarar la alerta roja pero no para evitarla. Aparte de los temas económicos y de movilidad, lo más importante es que está en juego la salud y la vida de las personas, debemos mirar cómo le van a avisar a la gente sobre la contingencia, porque no todos tienen acceso a redes sociales e Internet“, manifestó el líder de Movimiento Aire

La nueva contingencia ambiental en Medellín por la pésima calidad del aire se da luego de que el alcalde Federico Gutiérrez volviera a denunciar que Ecopetrol nunca mejoró la calidad de los combustibles que le vende a la ciudad, pese a que la Procuraduría exigió mejorarlos.

Durante las dos alertas rojas que vivió Medellín el año pasado las citas médicas por problemas respiratorios aumentaron un 30 por ciento en la ciudad, por casos de asma y enfermedad pulmonar obstructiva crónica Epoc, principalmente en los extremos de la vida, es decir, entre los niños y adultos mayores. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), cada año un millón y medio de personas mueren por enfermedades asociadas a la contaminación del aire.