Indepaz: 53 líderes sociales han sido asesinados en lo corrido de 2018

Foto: Imagen de referencia de Colprensa

A finales del mes de marzo 17 líderes fueron asesinados en los departamentos de Cauca, Antioquia, Nariño, Chocó y Norte de Santander.

El Instituto de Estudios para el Desarrollo y la Paz (Indepaz), reveló que, con corte al día 25 de marzo e incluyendo a los dos líderes que fueron asesinados el pasado fin de semana en Cauca y Meta, ya asciende a 53 la cifra de personas asesinadas por su liderazgo en las comunidades, por pertenecer al programa de sustitución de cultivos y, en algunos casos, por su defensa a los acuerdos de paz.

Estos asesinatos se presentaron principalmente en los departamentos de Cauca, Antioquia, Nariño, Chocó y Norte de Santander,en los municipios de Tumaco, El tambo, El Tarra y Caloto.

Para Diana Sánchez, directora del Programa Somos Defensores, las organizaciones sociales están en un estado de desesperanza ante la oleada de asesinatos de líderes sociales en el país.

Sánchez expresó que el Gobierno no está cumpliendo con los procesos de garantías de las organizaciones de derechos humanos y consideró que esos actos solo llevarán al rompimiento de la interlocución de las organizaciones con los estamentos del Estado.

A propósito de las cifras que ha revelado Indepaz, el pasado primero de marzo la Defensoría del Pueblo emitió una alerta temprana por los asesinatos de líderes sociales. En su momento, el defensor, Carlos Negret, indicó que, pese a los esfuerzos del Gobierno, este fenómeno persiste y las víctimas principalmente han sido aquellas personas que defienden el acuerdo de paz.

El defensor del pueblo advirtió que la demora en la implementación del acuerdo es uno de los motivos principales para que se presenten estos asesinatos.

Negret aseguró que los departamentos donde más se presentaron asesinatos de líderes sociales son Cauca con 75, Antioquia con 38, Norte de Santander con 17, Nariño con cinco y Chocó con 14.

Las cifras que entregó Negret al emitir esta alerta temprana resume el balance de los últimos dos años, en los cuales 282 líderes han sido asesinados y 500 más han sido amenazados.