Incertidumbre por conflicto en el Catatumbo entre ELN y EPL

Foto: Las calles solas en la región / Imagen vía @ONUHumanRights

Este conflicto ha originado el cierre de hospitales, establecimientos comerciales, restricción del transporte público y suspensión de clases en colegios.

Las autoridades en Norte de Santander confirmaron el aumento de población desplazada hacia los tres refugios humanitarios instalados en la región. El número de personas confinadas en sus viviendas y el cierre de hospitales se ha dado por orden de las guerrillas del ELN y del EPL, que atentan contra el Derecho Internacional Humanitario.

Esto se da por el conflicto entre estos actores armados, desde que se extendiera al municipio de Tibú donde se suspendieron las clases, los contratos de conductores de transporte público y se paralizara en un 90 por ciento el comercio local.

El gobernador de Norte de Santander, William Villamizar, tomó la decisión de declarar la emergencia humanitaria y aseveró que se instalará un mando unificado que dirigirá desde Cúcuta todas las operaciones militares que se realicen en la zona del Catatumbo.

Misión Médica en el Catatumbo, afectada por paro armado en la región

Organismos de salud afirman que la IPS que presta servicios de salud en el corregimiento de Pacelli, zona rural del municipio de Tibú, cerró sus puertas por orden de grupos armados ilegales.

Maribel Trujillo, gerente de la Ese Regional Norte en los municipios de Tibú, Sardinata y Puerto Santander, señaló que la misión médica ha sido afectada debido al conflicto entre el ELN y EPL que cumple más de un mes en la región.

Lo que más nos preocupa es que se agudizará la problemática del sector ante el recrudecimiento de la guerra en el Catatumbo, donde no nos están dejando prestar el servicio como tal; ya no tenemos garantías para llegar a los territorios y estamos preocupados por la salud de los niños y ancianos que están siendo desplazados“, contó Trujillo.

Lo anterior se suma a que en los municipios de Tibú, San Calixto y Hacarí se han dificultado los traslados de personal médico y salida de ambulancias desde la región a la ciudad de Cúcuta.

Suspensión de clases en el Catatumbo

Fabiola Cáceres, secretaria de Educación de Norte de Santander, aseguró que se estudia la posibilidad de modificar el calendario académico, debido a la parálisis que se está presentando en la región del Catatumbo.

La funcionaria departamental aseguró que se suspenden las clases de cerca de 8.500 niños en los municipios de Tibú, Hacarí, Convención, El Tarra, La Playa, Sardinata, Ábrego, Ocaña, Teorama, San Calixto, y el Carmen, hasta que haya una solución al conflicto.

Estamos esperando el reporte por parte de algunos rectores y docentes para tomar la decisión de adelantar las vacaciones, ante esta situación que nos preocupa por las condiciones de los niños y niñas en todo el Catatumbo“, dijo Cáceres.

Desabastecimiento de alimentos en zona rural de Teorama

Habitantes del Corregimiento de San Pablo, en el municipio de Teorama en Norte de Santander, afirman que la crisis humanitaria se agudiza por el constante desplazamiento, la parálisis del transporte público y el cierre del comercio.

Robinson Salazar, presidente de la Junta de Acción comunal del Corregimiento de San Pablo, aseguró que los hospitales solo atienden urgencias y el desabastecimiento se empieza a notar en los pequeños mercados.

El desabastecimiento empieza a sentirse debido a la parálisis del transporte en la región. Ya la gente no tiene con qué comprar alimentos, que tampoco se encuentran porque no han llegado por los bloqueos en las vías“, aseguró.

Emisoras comunitarias cierran por amenazas de grupos armados

Juan Serafín Vega, delegado de la Red Departamental de Víctimas y director de la emisora Café Estéreo del municipio de San Calixto, aseguró que debido a amenazas de grupos armados que delinquen en la región han tomado la decisión de suspender su programación en la región.

El director de la emisora comunitaria afirmó que ya con esta son tres las radiodifusoras que han cerrado en el Catatumbo, por el temor y la presión de grupos armados para que difundan comunicados en sus espacios radiales.

Nos han obligado a leer sus comunicados en nuestros espacios, lo cual ha generado zozobra en la comunidad y nos ha llevado a cerrar las puertas de la emisora para salvaguardar la vida de nuestros compañeros; a eso se suma que algunos integrantes de la Policía Nacional también los han intimidado por leer estos comunicados“, señaló Vega.