Caño Cristales, el río de los siete colores, después de la guerra

Foto: Caño Cristales, en La Macarena (Meta) / Foto de Colprensa

Fue durante décadas la piscina privada del jefe guerrillero Jorge Briceño Suárez, alias Mono Jojoy.

Caño Cristales. el río de los siete colores

Caño Cristales, el río de los siete colores, después de la guerra.

Posted by La FM on miércoles, 1 de noviembre de 2017

El presidente de Colombia, Juan Manuel Santos, destacó desde Caño Cristales, Meta, los beneficios turísticos que trajo la terminación del proceso de paz a las zonas que fueron escenario del conflicto armado colombiano. En el marco del Día Mundial del Turismo, el primer mandatario indicó que los visitantes nacionales y del mundo pueden visitar el río de los siete colores en la Sierra de La Macarena con total tranquilidad.

La Macarena, donde está ubicado Caño Cristales, fue una de las zonas otorgadas a las Farc por el gobierno de Andrés Pastrana, en el fallido proceso de paz entre 1998 y 2002. Pastrana ordenó la desmilitarización de 42.000 kilómetros en el sur del país. Los municipios afectados por la ausencia de las fuerzas armadas fueron: La Uribe, La Macarena, Mesetas y Vista Hermosa, en el departamento del Meta; y San Vicente del Caguán, en Caquetá.

Caño Cristales, en La Macarena (Meta) / Foto de Colprensa

Caño Cristales, en La Macarena (Meta) / Foto de Colprensa

La Sierra de La Macarena fue el refugio del jefe militar de las Farc, Jorge Briceño, alias ‘Mono Jojoy’. Desde allí coordinó los campos de concentración en los que la guerrilla mantuvo secuestrados a policías, militares y políticos durante varios años.

“A nosotros no nos enorgullece decir que fuimos uno de los reductos de la guerrilla, un lugar donde el ‘Mono Jojoy’ hablaba en público y daba indicaciones. Ahora, la cancha de fútbol en la que ese señor daba sus discursos está convertida en una biblioteca con tecnología digital. Da alegría decir que la presencia de las Farc es solo un mal recuerdo”, comentó Angélica Castañeda, miembro de la Unión de Guías de Turismo de La Macarena (Asounigma) a la Agencia Anadolu.

Caño Cristales, en La Macarena (Meta) / Foto de Colprensa

Tras la ruptura del proceso de paz en 2002 y el fuerte hostigamiento militar aplicado por el expresidente Álvaro Uribe contra las Farc, el ‘Mono Jojoy’ se atrincheró en la Sierra de La Macarena para combatir al Estado. El 22 de septiembre de 2010, el gobierno de Juan Manuel Santos dio de baja al líder guerrillero en un ataque aéreo en la región de La Macarena. Ese fue el punto de partida para convertir paulatinamente a Caño Cristales y sus alrededores en uno de los territorios turísticos más visitados de Colombia.

Caño Cristales, en La Macarena (Meta) / Foto de Colprensa

Como habitante de la Sierra de La Macarena, tras la muerte de ‘Jojoy’ y el inicio del proceso de paz de Santos, puedo decir que sentí por primera vez la libertad. Se borró esa zozobra que nos mantenía atemorizados. La guerra física y psicológica se terminó. Sin el acoso de las Farc, ahora sí se puede disfrutar de la paz natural de La Macarena”, reflexionó Castañeda.

Caño Cristales, en La Macarena (Meta) / Foto de Colprensa

Caño Cristales, libre

Lo que era una suerte de república independiente para las Farc se transformó en un espacio turístico masivamente visitado. El río de los siete colores recibe en los últimos seis meses de cada año a unos 15.000 visitantes de todo el mundo, según indicó el Ministerio de Comercio y Turismo. Desde 2010, el turismo ha crecido casi 3.000% en el departamento del Meta.

El presidente Santos encabezó varias obras para potenciar la oferta de Caño Cristales. Inauguró la construcción de 16 puentes de madera, con 208 metros de líneas de barandas, un mirador y un centro de visitantes que beneficiará a 32.000 habitantes de La Macarena y a los viajeros. El costo de las obras será de USD 1,2 millones.

Caño Cristales, en La Macarena (Meta) / Foto de Colprensa

“Caño Cristales tiene características difíciles de encontrar en otras partes del mundo que lo hace muy especial. Es una formación geológica de escudo guayanés entre la Orinoquía, la Amazonia y los Andes que tiene una explosión de biodiversidad de especies endémicas única”, comentó Hernando García Martínez, subdirector científico del Instituto Alexander Von Humboldt, a la Agencia Anadolu.

Caño Cristales, en La Macarena (Meta) / Foto de Colprensa

Frente a la crítica de algunas organizaciones medioambientales por el creciente acceso de extranjeros a la zona, el científico del Instituto Humboldt dijo que “el turismo no es el verdadero problema. Las autoridades ambientales, regionales y nacionales –como los institutos de investigación similares al Von Humboldt– debemos trabajar con las comunidades locales para construir un modelo de turismo sostenible que permita a la gente del mundo conocer a Caño Cristales sin dañarlo”.

Para Angélica Castañeda, el río Caño Cristales puede ser un referente mundial en la industria turística por sus inusuales cualidades de vegetación. “La planta macarenia clavigera adquiere un color rosado o rojizo cuando tiene contacto permanente con el sol; pero cuando la flor está en la sombra, o expuesta muy pocos minutos a la luz solar, permanece con sus tonos amarillos o verdes que generan esa paleta de colores en el agua”.

Caño Cristales, en La Macarena (Meta) / Foto de Colprensa

Caño Cristales, en La Macarena (Meta) / Foto de Colprensa

El científico del Instituto Humboldt agregó que, contrario a lo que se cree, Caño Cristales no es único en el mundo. También encontramos este tipo de afluentes en algunas zonas de Venezuela que tienen las condiciones del escudo guayanés. Pero en Colombia sí se ven con mayor intensidad sus colores por las características de su Orinoquía. Caño Cristales es un patrimonio natural de la humanidad”.

Para visitar Caño Cristales, se debe viajar entre junio y diciembre. Los primeros meses del año está cerrado por la sequedad del ambiente que no permite el florecimiento de la vegetación en el río.

Con información de Santiago Serna / Agencia Anadolu