COLP_164043.jpg
Néstor Raúl Correa / Colprensa
4 Mayo 2018 03:34 PM

Néstor Raúl Correa reveló que la millonaria nómina lo llevó a renunciar a la JEP

Contratación excesiva de funcionarios y petición de altos salarios serían la causa de la renuncia de Néstor Raúl Correa.

El exsecretario general de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) Néstor Raúl Correa expuso en un debate de control político en el Congreso de la República las razones por las que renunció.

Dijo que no compartía la propuesta de los magistrados que solicitaban una planta de 386 cargos de libre nombramiento y remoción, con salarios que podrían llegar hasta los 24 millones de pesos más prestaciones de ley.

El pasado 17 de noviembre de 2017, el comité estratégico de la JEP se reunió para presentar una nueva propuesta de planta de personal donde se expone un plan de trabajo denominado 'maximalista', que consiste en que cada despacho cuente con cinco magistrados auxiliares y seis funcionarios más.

En la propuesta se establece que en promedio cada magistrado auxiliar ganaría 24 millones de pesos más prestaciones sociales.

Los magistrados de la JEP expusieron que para agilizar el alto número de procesos que va a conocer esa jurisdicción se debe tener una planta de trabajo compuesta por 11 funcionarios por cada magistrado, similar al de las altas cortes.

Noticias RCN reveló el acta de dicha reunión del 17 de noviembre, donde participaron varios magistrados de los 35 que se posesionaron ante el presidente de la República, y dieron sus razones para fundamentar la contratación que pedían.

De acuerdo con el acta, el magistrado Iván González, uno de los que estuvo en la reunión, rechazó una propuesta austera que presentó Néstor Raúl Correa, quien manifestó que "cuando se hace un modelo de distinta naturaleza, no se puede asumir esa responsabilidad, no me parece conveniente".

La presidenta de la JEP, Patricia Linares Prieto, también cuestionó la propuesta presentada por Correa: "Ya conozco de aquello que, después a medida que va incrementándose el trabajo, se va solucionando el problema de planta; eso se vuelve complicado". 

El magistrado Eduardo Cifuentes rechazó la propuesta austera y dijo que se debe tener celeridad en los procesos que lleguen a la JEP.

"No podemos estar dictando sentencias en dos o tres años o hasta cinco años y por eso también se debe tener desde el principio unos despachos robustos; podemos señalar que requerimos mínimo tres magistrados auxiliares", afirmó.
En el acta se establece que la presidenta de la JEP insistió en que se debe tener una nueva propuesta, "si hay otra vía para poder diseñar un despacho judicial conforme a lo que aquí se ha expresado y obtener el correspondiente respaldo presupuestal", y agregó: "Santos está en toda la disposición de hacer todo lo posible, porque plata hay; tenemos que buscar la manera".

El magistrado Danilo Rojas afirmó que "lo que no logramos con este presidente, no lo logramos con ningún otro y hay que hacerlo con este". Dijo que se tenían que dar resultados sobre los procesos en menos de un año: "Tenemos que ponernos de acuerdo y poner al Gobierno en una situación de compromiso real y no en un compromiso discursivo meramente, a ver si es cierto todo eso que tienen".

El magistrado Eduardo Cifuentes, quien ya había intervenido, pidió la palabra y dijo que había que hacer presión: "No tenemos el deseo ni el propósito de ingresar si no existe la planta de personal que necesitamos; ejerzamos presión".

La Unidad Investigativa de Noticias RCN reveló, además, que la presidenta de la JEP replicó que la idea no es pedir más puestos. sino los que se necesitan: "No es que nos van a garantizar más puestos, sino la posibilidad real de poder cumplir con nuestras funciones de manera inmediata y con calidad".

El magistrado Cifuentes invitó al secretario de la JEP de ese momento a que los apoyara con esa propuesta: "Yo te invito a que le apuestes a que podamos contar contigo en esa propuesta maximalista", a lo que Correa le contestó: "Yo lo apruebo hasta que lo encuentre razonable".

Se conoció también que luego de esta reunión crecieron las tensiones entre Correa y los 35 magistrados de la Jurisdicción Especial para la Paz, hecho que impulsó al exsecretario general a tomar la decisión de apartarse del cargo.