UribeCepedaFotoRefCOLPRENSA.jpg
Álvaro Uribe e Iván Cepeda / Fotos de Colprensa.
22 Abr 2018 10:04 AM

Human Rights Watch pide reforzar seguridad de testigos en caso Uribe-Cepeda

Según el organismo, es urgente que se refuerce la seguridad de estas personas tras el asesinato de Carlos Areiza, testigo clave asesinado en Bello, Antioquia.

José Miguel Vivanco, director de la división de las Américas de Human Rights Watch (HRW), pidió al Inpec y a la Unidad Nacional de Protección reforzar la seguridad de los testigos claves en procesos judiciales tras el asesinato de Carlos Enrique Areiza, uno de los testigos en el caso Uribe-Cepeda.

"Pido urgentemente a @INPEC_Colombia y @UNPColombia que refuercen la protección a los demás testigos: Juan Guillermo Monsalve y Pablo Hernán Sierra", indicó Vivanco a través de su cuenta de Twitter.

Entre tanto, el expresidente y hoy senador Álvaro Uribe Vélez le solicitó a la Fiscalía que logre dar pronto con los responsables del asesinato de Carlos Enrique Areiza, en hechos registrados en el municipio de Bello, departamento de Antioquia.

"A raíz de ese asesinato algunos medios de comunicación han expresado que el señor era testigo contra mi persona, y en las redes sociales me han acusado de asesinato, por supuesto que aprovechando la coyuntura electoral y con la promoción de algunos candidatos", precisó.

Areiza Arango hizo parte del cartel de los falsos testigos en el proceso por parapolítica que mantuvo tres años en la cárcel al exgobernador Luis Alfredo Ramos Botero. El hombre, quien también se fugó de la cárcel Bellavista cuando cumplía una cita médica, declaró en el proceso de los falsos testigos que enfrenta jurídicamente a los senadores Iván Cepeda y Álvaro Uribe Vélez.

El asesinato lo perpetraron dos sicarios que se movilizaban en una moto sin placas en el municipio de Bello. El hombre de 37 años recibió varios impactos de arma de fuego cuando se encontraba en cercanías a la sede del Concejo, en pleno centro de ese municipio del norte del Valle de Aburrá.

En el 2010, Areiza fue condenado a ocho años de prisión por el delito de extorsión y, en el 2014, se convirtió en testigo en el caso del dirigente político Luis Alfredo Ramos.