GUILLERMO RODRÍGUEZ OREJUELA
El exjefe del Cartel de Cali, Gilberto Rodríguez Orejuela.
Colprensa
2 Mar 2020 09:16 AM

Gilberto Rodríguez, otro capo con cáncer, pide a EE.UU. que lo deje morir en Colombia

El exjefe del Cartel de Cali pidió su repatriación argumentando graves problemas de salud.
Rafael Pérez
Rafael
Pérez Becerra

En manos de una Corte del Distrito Sur de la Florida (Estados Unidos) está la suerte del exjefe del cartel de Cali, Gilberto Rodríguez Orejuela.

El narcotraficante busca que se le otorgue la libertad condicional y se le permita regresar a Colombia. Esto, según su defensa, por las graves complicaciones de salud que han venido en aumento en los últimos años.

En contexto: Gilberto Rodríguez Orejuela, exjefe del Cartel de Cali, pidió libertad por padecer cáncer

En la petición se señala que en 2006, Rodríguez Orejuela sufrió un infarto en un centro carcelario. Con el pasar de los años, su salud se deterioró después que se le diagnosticara un cáncer de colon y una masa en la próstata, por lo cual ha sido sometido a varias sesiones de quimioterapia.

El abogado del exjefe del Cartel de Cali, sostiene que debido a esto ha sufrido hipertensión, gota y problemas psiquiátricos. Debido a esto insiste en que se le permita salir de la cárcel y regresar a Colombia para que esté al cuidado de su familia.

La defensa ha agotado todas las instancias puesto que en el centro carcelario de mediana seguridad en Carolina de Norte no se ha emitido una respuesta formal. Igualmente, los jueces federales no han determinado si quiera si estudian o no el caso.

Rodríguez Orejuela, de 80 años de edad, fue extraditado a los Estados Unidos en noviembre de 2018 por delitos relacionados con el narcotráfico, lavado de activos y el concierto para delinquir.

Fue sentenciado 30 años de prisión (360 meses), los cuales, según las cuentas de su abogado, terminaría de pagar en 2030. Sin embargo, el estado de salud del narcotraficante es bastante complicado.

Por esto, pide que se le otorgue el beneficio fijado en la ‘ley del primer paso’ para que, en un acto de compasión, se le dé la libertad y se le permita reunirse con su esposa y familiares cercanos.

Fuente
Sistema Integrado Digital