000_U75HI.jpg
AFP
24 Mar 2018 03:07 AM

Suspendida la investidura en Cataluña por encarcelamiento del candidato

Ahora, los independentistas deben buscar un nuevo candidato a presidente que forme gobierno en esta región.

El presidente del Parlamento catalán Roger Torrent suspendió este sábado el pleno de investidura del presidente regional por la ausencia del candidato independentista Jordi Turull, encarcelado la víspera junto a otros cuatro políticos tras haber sido inculpado de rebelión.

"El candidato a la presidencia de la Generalitat (gobierno catalán, ndlr) está en la prisión junto a otros diputados de esta cámara", constató el presidente de la cámara catalana.

El jueves se había celebrado la primera sesión del debate pero, aunque los independentistas disponen de mayoría absoluta en la cámara, Turull no pudo ser escogido por la falta de apoyo del partido separatista más radical y este sábado debía someterse a una segunda votación.

"Es evidente que en estas condiciones el pleno no se puede celebrar", dijo Torrent, anunciando que la votación quedaba suspendida pero se daría tiempo a las grupos parlamentarios para reflexionar sobre la situación.

Sin embargo, el viernes el juez del Tribunal Supremo que investiga la cúpula separatista lo procesó por rebelión por su implicación en el fallido intento de secesión de octubre y lo mandó preventivamente a la cárcel junto a otros cuatro políticos.

"Los poderes del Estado están impidiendo que la voluntad ciudadana expresada en las urnas se pueda manifestar libremente", advirtió Torrent, denunciando "una situación de injusticia, de involución y de represión".

Las resoluciones del Supremo suponen un importante varapalo para la cúpula independentista: 25 procesados en una macrocausa por rebelión, malversación y desobediencia, nueve líderes encarcelados y otros seis que partieron al extranjero con órdenes de detención internacionales, entre ellos el expresidente Carles Puigdemont.

Los cargos de rebelión, que afectan a 13 personas entre exmiembros del gobierno, figuras parlamentarias y líderes de asociaciones separatistas, pueden acarrear penas de hasta 30 años de prisión y es el más controvertido ya que implica la existencia de violencia, algo que los independentistas niegan.

Con esta sesión frustrada, ya son tres los independentistas que no pudieron ser investidos a causa de la acción judicial, Carles Puigdemont, el activista preso Jordi Sánchez y Jordi Turull.

Ahora, los independentistas deben buscar un nuevo candidato a presidente que forme gobierno en esta región, bajo control directo del gobierno español tras la fallida declaración de independencia del 27 de octubre.

Si no lo consiguen antes del 22 de mayo se convocarán automáticamente nuevas elecciones.

Con información de AFP