Reunión infructuosa en la ONU para una tregua humanitaria en Siria

Foto: Archivo AFP.

En la provincia de Idleb, al noroeste de Siria, más de 12.000 escuelas están cerradas, los civiles huyen de los bombardeos y los hospitales y las clínicas son el blanco de los ataques.

El Consejo de Seguridad de la ONU se reunió hoy jueves 08 de febrero sin conseguir alcanzar un resultado concreto sobre una posible tregua humanitaria en Siria, donde la situación en zonas como Guta Oriental, cerca de Damasco, es crítica, según los diplomáticos de la organización.

Con caras largas y serias, los quince embajadores de los países miembros del Consejo salieron de una reunión pedida por Suecia y Kuwait sin una palabra a los medios de comunicación

Ningún comentario“, lanzó el representante francés, François Delattre. “Es terrible“, avisó un diplomático de otro país europeo.

Los representantes de diferentes agencias de la ONU con sede en Damasco habían pedido el martes “un cese inmediato de las hostilidades durante al menos un mes en todo el territorio sirio“.

El embajador ruso en la ONU, Vassily Nebenzia, uno de los primeros representantes en abandonar el jueves la reunión del Consejo, afirmó que el alto al fuego humanitario “no era realista“.

Nos gustaría ver un alto al fuego y el fin de la guerra, pero no creo que los terroristas estén de acuerdo”, apuntó.

El secretario general de Asuntos Humanitarios de la ONU, Mark Lowcock, rechazó responder a los medios.

Según una fuente diplomática, alguien advirtió al Consejo de Seguridad de que se vive “la peor situación desde 2015“. “Necesitamos desesperadamente acceso humanitario“, reclamó, según esta fuente.

La situación es mala en la provincia de Idleb, al noroeste del país, donde más de 12.000 escuelas están cerradas, los civiles huyen de los bombardeos y los hospitales y las clínicas son el blanco de los ataques.

La provincia de Idleb es un nuevo Alepo que comienza ante nuestros ojos“, describió Delattre antes de la reunión.

En Guta Oriental “las condiciones son horribles“, dijo Lowcock, citado por un diplomático, al Consejo de Seguridad, y aseguró que la población sufre de desnutrición y que han pasado dos meses desde la llegada del último convoy humanitario a esta área. Cerca de 700 personas necesitan ser evacuadas urgentemente.

El responsable de la ONU evocó así la situación humanitaria en la región de Afrín, al norte, y de Raqa, en el centro y antiguo bastión del grupo Estado Islámico, donde las condiciones no se cumplen para un regreso seguro y acompañado de ayuda humanitaria para la población, dijo un diplomático, que también advirtió de la presencia de explosivos.

Con información de AFP.