James-Comey-AFP.jpg
AFP
19 Mayo 2017 04:42 PM

James Comey, exdirector del FBI, dará testimonio público ante el Senado

El exdirector del FBI James Comey, despedido repentinamente hace diez días por el presidente Donald Trump, aceptó declarar en una audiencia pública en el Senado estadounidense, anunciaron el viernes los jefes republicano y demócrata de la comisión de Inteligencia de esa cámara.

El despido de Comey, el 9 de mayo, cuando sus servicios investigaban los eventuales lazos entre integrantes del equipo de campaña de Trump y Rusia, sacudió a Washington, y las reacciones a esta decisión, inhabitual en un presidente de Estados Unidos, continúan agitando a la Casa Blanca.

Desde entonces el exjefe del FBI ha permanecido en silencio. Potencialmente explosiva, la audiencia pública tendrá lugar después del último fin de semana de mayo, precisaron ambos integrantes de la comisión de Inteligencia del Senado en un comunicado publicado unas horas antes del inicio del primer viaje de Trump al extranjero.

Trump negó siempre cualquier colusión con Rusia durante su campaña electoral, en el curso de la cual Washington acusó a Moscú de haber incurrido en piratería informática y actividades de desinformación para debilitar a su rival demócrata, Hillary Clinton.

"Espero que el testimonio del exdirector Comey permita responder algunas de las preguntas planteadas desde que fue repentinamente despedido por el presidente", señaló el senador demócrata Mark Warner, número dos de la comisión de Inteligencia.

"El director Comey ha servido a su país honorablemente durante numerosos años y merece poder contar su versión de la historia. Además, los estadounidenses merecen escucharlo", agregó, de acuerdo con el comunicado.

"Espero que aclare a los estadounidenses los acontecimientos recientes que han sido abundantemente mencionados por los medios", precisó a su vez el presidente de la comisión, el republicano Richard Burr, para quien los integrantes del organismo tienen "prisa" en escuchar lo que Comey tenga para decir acerca de la eventual injerencia rusa en las elecciones estadounidenses del 6 de noviembre pasado.

Trump siempre negó toda connivencia con Moscú durante la campaña electoral.

Con información de AFP