Estudio advierte que hay más glaciares flotando en el mar de los que se tenía previsto

Foto: La Antártida, en imágenes de la NASA

El informe fue adelantado por la División Australiana Antártica, la Universidad de Tasmania y la Universidad Central Washington.

El glaciar Totten, el mayor al este de la Antártida, tiene más partes que flotan en el mar de lo que se creía, lo que agrava su potencial contribución a aumentar el nivel del océano en el planeta, informaron fuentes científicas.

El estudio realizado por la División Australiana Antártica (AAD, siglas en inglés), la Universidad de Tasmania y la Universidad Central Washington mediante ondas sísmicas permitió determinar la estructura del terreno que se encuentra debajo de la superficie del glaciar.

“En algunos lugares que pensábamos que estaba incrustado detectamos el mar debajo lo que indicó que el glaciar estaba flotando en el océano”, explicó Paul Winberry, de la Universidad Central Washington, en un comunicado de la AAD.

El Totten, que desde la masa continental se adentra 120 kilómetros en el mar, desagua unos 538.000 kilómetros cuadrados de la Antártida Oriental y de él fluyen unas 70.000 millones de toneladas de hielo cada año. Hasta ahora se creía que la mayor parte del glaciar estaba incrustada en el lecho rocoso del continente blanco.

Winberry indicó que la existencia de una mayor parte del glaciar flotando ayudaría a explicar recientes períodos de flujo y deshielo acelerado, lo que también supondría que el Totten sería más sensible a futuras variaciones climáticas. El experto en glaciares Ben Galton-Fenzi dijo que el Totten posee suficiente hielo como para elevar el nivel de los océanos en unos tres metros si llega a derretirse en su totalidad.

Según el experto, el nivel del mar ha aumentado unos 20 centímetros desde principios del siglo XX y se calcula que podría hacerlo un metro o más a finales de este siglo. “Las mediciones precisas del glaciar Totten son cruciales para seguir y entender los cambios en el contexto de las variaciones naturales y la investigación es importante para entender el impacto potencial de las aguas marinas subterráneas en los escenarios futuros”, subrayó Galton-Fenzi.

Con información de EFE