063_4704870091.jpg
7 Mar 2018 03:35 AM

En Sri Lanka bloquean redes sociales mientras siguen brotes de violencia

En este país continúan los incidentes entre musulmanes y cingaleses budistas.

El Gobierno de Sri Lanka ha bloqueado las redes sociales en todo el país y ha desplegado a 600 militares en la región central de Kandy, donde continúan los incidentes entre musulmanes y cingaleses budistas, a pesar de la declaración el martes del estado de emergencia.

La Comisión de Reguladora de Telecomunicaciones de Sri Lanka ordenó primero a las operadoras de internet que bloqueasen las redes sociales y los servicios de mensajería instantánea Whatsapp y Viber en el distrito de Kandy, donde tienen lugar la violencia, pero posteriormente extendió la medida a todo el país.

"Hemos enviado instrucciones para que se los bloqueen las páginas temporalmente", indicó una fuente de la comisión que pidió el anonimato.

Además, de acuerdo con el portavoz militar brigadier Sumith Atapattu, se han desplegado cerca de 600 efectivos del Ejército para contener la situación en la zona afectada, que se suman a la presencia de policías adicionales ya en el lugar.

La fuente precisó que esta mañana se han vuelto a registrar incidentes de los que no dio detalles en al menos dos puntos del área.

Por otro lado, el Gobierno ha vuelto a imponer esta mañana el toque de queda en la demarcación administrativa de Kandy, después de que anoche grupos de budistas atacasen lugares de culto religioso, casas y negocios pertenecientes a musulmanes por tercer día consecutivo.

En Thennekubura, unas 300 personas atacaron durante la noche varias tiendas y casas, dijo el portavoz de la Policía nacional, Ruwan Gunasekara.

"Esto es violencia comunal, muy diferente a una situación de guerra. Los grupos que están causando la violencia no van armados, estamos utilizando fuerza mínima para controlar la situación", apuntó en rueda de prensa el Jefe del Estado Mayor de la Defensa, Ravindra Wijegunaratne.

Las autoridades ya habían impuesto el lunes el toque de queda y arrestado a más de veinte personas en Kandy por disturbios violentos, tras la muerte de un budista en una pelea con cuatro musulmanes.

Después de su entierro el martes, se desencadenó una ola de disturbios en la zona de Teldeniya, donde presuntos radicales budistas quemaron una mezquita y cerca de un centenar de negocios.

Entre las ruinas de uno de ellos apareció el cuerpo sin vida de un musulmán de 24 años.

Estos son los enfrentamientos entre comunidades religiosas más importantes desde que en 2014 se produjeran cuatro muertos y dieciséis heridos en choques de budistas con musulmanes en dos ciudades del sur del país.

Con información de EFE - Colombo