Decenas de militantes impiden a Lula entregarse a la policía

Foto: Luiz Inácio Lula da Silva / AFP

Se ignora hasta el momento si Lula pretende entregarse en la Policía Federal de Sao Paulo o ir hasta el aeropuerto de Congonhas para ser trasladado a Curitiba.

Decenas de militantes bloquearon este sábado la salida del vehículo en el que el expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva pretendía salir de una sede sindical en las afueras de Sao Paulo, tras anunciar que se entregaría a la policía para purgar una pena de 12 años de cárcel.

Según constató la AFP, tras varios minutos de bloqueo, Lula salió del vehículo de sus abogados, rodeado por enfervorizados manifestantes que gritaban “¡No te entregues! ¡No te entregues!”, para volver al Sindicato de Metalúrgicos en Sao Bernardo do Campo, donde se halla atrincherado desde el jueves.

Lula y sus acompañantes habían llegado al estacionamiento por una puerta trasera y pretendían abandonar el lugar discretamente por una puerta lateral, pero rápidamente los militantes rodearon el carro.

Actualmente, todo el estacionamiento está cercado por los militantes, muchos de los cuales visten camisetas rojas del Partido de los Trabajadores (PT, izquierda).

Se ignora hasta el momento si Lula pretende entregarse en la Policía Federal de Sao Paulo o ir hasta el aeropuerto de Congonhas para ser trasladado a Curitiba (sur), donde empezará a cumplir su pena de cárcel por corrupción y lavado de dinero.

El juez Edson Fachin, instructor en la Corte Suprema del caso Lava Jato, por el que fue condenado a doce años el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, negó este sábado otra acción intentada por la defensa contra la prisión del antiguo sindicalista.

El recurso había sido presentado por el abogado José Roberto Battochio, del equipo de defensa de Lula, apenas unas horas después de que venció el plazo que la Justicia dio para su entrega, fijado en las 20.00 GMT de este viernes e ignorado por el exmandatario, que se atrincheró desde el jueves en la sede de un sindicato.

En el documento, Battochio pedía que el arresto fuera postergado mientras se juzgan otros recursos que Lula pudiera presentar en las tercera y cuarta instancia, después de que la sentencia fuera confirmada en dos tribunales inferiores.

También sostenía que la prisión no podría ejecutarse hasta que el Supremo no juzgue otro recurso, en el que se pide revisar una jurisprudencia establecida por esa misma corte en 2016, que permite que un condenado en segunda instancia comience a cumplir la pena.

Según la defensa, ese extremo solo puede ocurrir una vez que se agoten todas las apelaciones posibles, que en el caso de Lula aún son factibles ante el Superior Tribunal de Justicia y el propio Supremo.

La Corte Suprema aún no ha definido cuándo se pronunciará sobre ese asunto, pero en su despacho, el juez Fachin aclaró que mientras eso no ocurra, sigue en pie la decisión adoptada hace dos años.

Con información de AFP