MeghanM.jpg
Meghan Markle / AFP
9 Abr 2018 08:00 AM

Una biografía sostiene que Meghan Markle siempre quiso ser como Diana

Meghan Markle siempre quiso ser una "Diana 2.0", según una nueva biografía de la novia del príncipe Enrique de Inglaterra que descubre su larga contribución a las buenas causas pero también su carácter calculador.

La actriz estadounidense, que se casará con el príncipe el 19 de mayo, es muy celosa de su imagen y no duda en dejar de lado a los amigos a medida que progresa en la vida, según las personas entrevistadas para el libro.

"Meghan: una princesa de Hollywood", que sale a la venta el jueves en el Reino Unido, detalla como la actriz de 36 años, una de las protagonistas de la serie sobre abogados "Suits", dejó a su primer marido, que le había ayudado en sus inicios.

La biografía es de Andrew Morton, el escritor especialista en la monarquía británica y autor del best-seller "Diana: su verdadera historia", que contó con la ayuda en secreto de la difunta princesa de Gales.

Comparaciones con Diana

Morton explica la fascinación que Meghan sentía por Diana, la madre de Enrique, en la época de su muerte en 1997, de cómo lloró viendo los funerales y siguió con interés los detalles del hundimiento de su matrimonio con el príncipe Carlos.

Los amigos de la familia dicen que se sentía atraída por Diana, "no sólo por su estilo, sino también por su compromiso independiente con las causas humanitarias, viéndola como un modelo".

Su amiga de la infancia Ninaki Priddy explica en el libro: "siempre se sintió fascinada por la familia real. Quiere ser la princesa Diana 2.0."

Morton dice que las comparaciones con Diana son inevitables, dado el glamur de ambas y su apego a la beneficiencia.

Al mismo tiempo, señala las diferencias entre la tímida Diana, que se casó con Carlos a los 20 años, y la profesional de Hollywood de 36 años.

"De algún modo, la mujer acicalada y lista para la cámara que es Markle, es la mujer que Diana siempre aspiró a ser", concluyó el autor.

Amiga de quienes podían ayudarla 

El libro explica que cuando finalmente logró el éxito como actriz, Markle se alejó de sus amigos, incluyendo de su marido y productor Trevor Engelson, que la había ayudado en sus inicios.

"Sus amigos en Los Angeles constataron el cambio", escribe Morton.

"Ya no tenía tiempo para amigos a los que había conocido durante años". "Parecía estar recalibrando cuidadosamente su vida, forjando nuevas amistades con aquellos que podrían pulir e impulsar su carrera".

La relación de Markle con Engelson empezó en 2004 y se casaron en Jamaica en 2011.
Poco después de su compromiso, Markle logró el papel protagonista de Rachel Zane en la serie "Suits".

Filmada en Toronto, la relación pasó a ser de larga distancia y el matrimonio se hundió en 2013.
Trevor empezó a sentirse, poco a poco, "como algo pegado en la suela del zapato" de su mujer, según explica un amigo en el libro.

Otro amigo narró que la decisión de poner fin al matrimonio fue de Markle y otro que ésta devolvió el anillo de boda a su marido por correo.

Una gran estudiante 

Los padres de Markle se separaron cuando ella tenía 2 años y se divorciaron cinco más tarde.
Asistió a una escuela privada, y se la recuerda por su estricto sentido del bien y el mal.

A los 11 años, inició una campaña que obligó a la gran empresa Procter & Gamble a cambiar una anuncio de lavavajillas en el que apelaba a las mujeres, para pasar a apelar a las personas en general.

Markle se graduó en teatro y relaciones internacionales en la Universidad Northwestern, cerca de Chicago.

Luego pasó seis semanas haciendo prácticas en la embajada estadounidense en Argentina.

"De haber seguido en el Departamento de Estado, hubiera sido una excelente adquisición para el cuerpo diplomático estadounidense. Tenía todo lo necesario para ser una buena diplomática", explicó Mark Krischik, su superior en Buenos Aires.

Antepasados esclavos y nobles

El libro examina el árbol genealógico de Markle, en el que halla antepasados tanto esclavos como miembros de la realeza británica.

Por parte de madre, desciende de esclavos de las plantaciones de algodón de Georgia, en el sur de Estados Unidos.

Por parte de padre, es descendiente del rey Roberto I de Escocia, que reinó entre 1306 y 1329.