EscritorJaimeManriqueFotoCOLPRENSA.jpg
El escritor Jaime Manrique / Foto de Colprensa.
8 Mar 2018 07:50 AM

Libro recomendado: Como ésta tarde para siempre

Consulte detalles de la obra y la entrevista con su autor, Jaime Manrique.

Escuche la entrevista:

En enero de 2011 fueron asesinados por un sicario los sacerdotes Rafael Reátiga y Richard Píffano. Sus cuerpos fueron hallados en el barrio Las vegas de la localidad de Kennedy. Los curas eran homosexuales y por una enfermedad infectocontagiosa incurable de uno de ellos, decidieron pagar por su muerte.

Esta es la historia que ha servido de inspiración para el escritor Jaime Manrique, quien a propósito de una frase dicha por uno de los sacerdotes, tituló su obra 'Como ésta tarde para siempre', haciendo alusión al estado de tristeza y desolación en el que viviría sin ese compañero de vida que se extinguía lenta e inevitablemente.

Se trata de un relato que, según contó en LA FM, "fue dificilísimo escribir. He escrito 8 novelas y esta fue la más difícil de todas. Poco a poco progresivamente verlos a ellos, desde el momento en que se encuentran, se enamoran, se hacen pareja con toda las restricciones del seminario después de la universidad, después de la iglesia, después ya como párroco. Ver como el amor entre ellos dos va creciendo y como el amor es tan complicado y tan confuso a veces. El seguir aquellas intuiciones que ellos sentían acerca de las relación que tenían fue lo más difícil".

La novela toma elementos de la vida de los sacerdotes para alimentar una historia que le tomó tres años escribir, pero que le sirvió como catarsis para el duelo personal que atravesaba por el fallecimiento de quien fuera su compañero por muchos años.

Manrique resalta también los descubrimientos a los que llegó tras el arduo trabajo de investigación sobre el caso y cómo la superficialidad del tratamiento de los medios lo redujo a un sórdido caso pasional entre dos curas.

"Ellos fueron personas admirables, eso es lo que me molesta un poco de todo lo que se ha escrito, que no se sabe lo suficiente de la gran labor social que ellos hicieron especialmente en Soacha. Ayudaron a miles y miles de personas, a los desplazados, a las madres solteras, a los niños que huían de la selva y el conflicto. Ver como fueron seres humanos con fallas y defectos como todos nosotros. También fueron personas admirables que vivieron para ayudar a los demás y ayudaron a muchísima gente, y eso al final me conmovió mucho acerca de ellos dos", compartió.