Gary Oldman, con todas las papeletas para triunfar

Foto: AFP

El británico Gary Oldman, uno de los actores más versátiles y camaleónicos de su generación, parte como principal favorito al Óscar de mejor actor, una categoría donde tiene como contrincantes a Timothée Chalamet, Daniel Day-Lewis, Daniel Kaluuya y Denzel Washington.

Oldman no ha dejado títere con cabeza durante la temporada de premios y se ha alzado con el Globo de Oro y el galardón del Sindicato de Actores de EE.UU., entre otros. La estatuilla sería justo reconocimiento a un intérprete que ha dado un sinfín de actuaciones memorables durante las últimas tres décadas.

No obstante, la memorable interpretación del joven Chalamet y la despedida de Day-Lewis como actor podrían atragantar la velada para el londinense si es que los académicos deciden arriesgar en vez de decantarse por el gran favorito en todas las apuestas.

Gary Oldman, El Churchill definitivo

Actores como Albert Finney, Brendan Gleeson, Richard Burton, Timothy Spall, Bob Hoskins e incluso Christian Slater se han puesto en la piel del ex primer ministro británico Winston Churchill, pero Gary Oldman ofrece en “El instante más oscuro” el retrato definitivo del icónico político a pesar de las capas de maquillaje y mostrando todo su talento sin caer en la mera imitación.

Es su segunda nominación como mejor actor (la anterior fue por “El topo” en 2011), aunque hay quien se sorprende de que no recibiera candidaturas por trabajos como “Sid y Nancy”, “Rosencrantz y Guildenstern han muerto”, “El clan de los irlandeses” o “Amor inmortal”.

En caso de victoria para Oldman, Churchill se convertiría en el segundo miembro de la clase política británica interpretado en el cine con un Óscar. La victoria anterior fue para la encarnación de Benjamin Disraeli a cargo de George Arliss.

Timothée Chalamet, Eel despertar del primer amor

Timothée Chalamet (“Llámame por tu nombre”) es el tercer actor más joven de la historia en conseguir una nominación en esta categoría, solo superado por Jackie Cooper (9 años en “Skippy”, 1931) y Mickey Rooney (19 años en “Los hijos de la farándula”, 1939).

Chalamet, inmenso en su papel del joven Elio, encontrando el amor adolescente -y homosexual- durante un verano en Italia, podría ser el ganador más joven de la historia a sus 22 años, con lo que superaría a Adrien Brody, que obtuvo el Óscar por “El pianista” (2002) con 29.

No cabe duda de que el joven intérprete está viviendo el despegue de una carrera que promete ser apasionante. Hasta ahora el público conocía su trabajo por la serie “Homeland” y un pequeño papel en “Interstellar”, aunque en 2017 llamó a las puertas de Hollywood con su doble aparición en “Llámame por tu nombre” y “Lady Bird”, otra cinta con pedigrí de Óscar.

Daniel Day Lewis – El adiós desde la cima

Muchos consideran a Daniel Day-Lewis el mejor actor de su generación y uno de los mejores de la historia. Con tres Óscar en su haber -récord en la categoría de mejor actor, por “Mi pie izquierdo”, “Pozos de ambición” y “Lincoln”-, aspira ahora a igualar las cuatro estatuillas doradas que posee Katharine Hepburn, récord absoluto para un intérprete.

Para el británico es su sexta nominación como mejor actor, la misma cifra que posee Denzel Washington. En la historia solo ha habido nueve actores más con seis candidaturas o más en ese campo: Laurence Olivier, Spencer Tracy, Paul Newman, Jack Nicholson, Peter O’Toole, Marlon Brando, Dustin Hoffman, Jack Lemmon y Richard Burton.

“Daniel Day-Lewis no trabajará más como actor”, fue el comunicado con el que su publicista, Leslee Dart, sorprendió a toda la industria el pasado mes de junio. “Esta es una decisión personal y ni él ni sus representantes harán más comentarios al respecto”, añadió. Y así, sin más aspavientos, desapareció, aunque sus más íntimos colaboradores sueñan con ser capaces de convencerle para un regreso cuando llegue el momento adecuado.

Daniel Kaluuya, el terror en sus ojos

A su 28 años, Kaluuya cabalga la ola del éxito con el inesperado triunfo de “Déjame salir”, el filme que le ha deparado su primera nominación al Óscar, mientras ve cómo su momento se extiende con el incendio provocado en taquilla por “Black Panther”, la última propuesta de Marvel, todo un canto a favor de la diversidad en la gran pantalla.

Con información de EFE