Iván-Marín-burla-a-propuestas-de-candidatos.png
27 Abr 2018 11:13 AM

‘Candidato’ promete dar motel de interés social a todos los ciudadanos

El comediante Iván Marín también hizo una burla sobre las insólitas propuestas que surgen en época electoral.

En época electoral hay algo que resulta ser muy habitual entre la clase política colombiana: las incoherencias sobre sus planes y programas en caso de ser elegidos.

VEA TAMBIÉN: A todos los voy a traicionar por igual: la burla sobre incoherencias de la clase política colombiana

Si algo tienen claro cientos de ciudadanos es que hay quienes dicen una cosa en campaña y otra cuando asumen el cargo.

Aprovechando esta percepción entre que hay entre miles de miembros de la sociedad colombiana, el comediante Iván Marin realizó un sketch en donde ofrece una sátira las propuestas irreales que hacen los políticos en temporada electoral.

En esta ocasión Iván Marín personifica a 'Milciades Segundo', candidato del partido 'Cambio Liberal Parcial' y quien propone subsidio de motel propone subsidios de motel, para todos los ciudadanos.

De acuerdo con el personaje, el mayor problema en nuestra sociedad es que "no hay amor", porque los sitios para poder "dar amor" son muy costosos. Por este motivo propone la implementación de un 'subsidio de motel' y moteles de interés social.

"El problema de este país no hay amor, por que los lugares para darnos amor son muy costosos. Por eso en mi gobierno ofreceremos subsidios de motel, moteles de interés social para todo el mundo para que se puedan amar", afirma Milciades Segundo

Con este sketch, Iván Marín ofrece una caricatura sobre los discursos y propuestas, en algunos casos absurdas, a las que un candidato apela para poder cautivar la atención de los votantes y así poder tener la victoria en la contienda electoral.

Pero Iván Marín no fue el único comediante que realizó una sátira entorno a los discursos de un político en época electoral. Ricardo Quevedo también realizó un sketch en el que realiza una divertida mofa sobre cómo se comportan los políticos y las promesas que hacen para ganarse el afecto de los ciudadanos.

Con esta burla Quevedo hizo una caricatura sobre los los políticos que cambian frecuentemente su discurso, según le sea conveniente. De modo que un día prometen una cosa y al siguiente ofrecen algo totalmente opuesto.