Si los bancos le cobran a la media noche, este manual es para usted

Foto: Referencial Ingimage

La cobranza es el conjunto de actividades que desarrollan las entidades vigiladas con el fin de recuperar la cartera u obtener el pago de las acreencias por parte de sus clientes.

La Superintendencia Financiera, con el apoyo de la Asociación Colombiana de la Industria de la Cobranza, recordó que está vigente el manual con las buenas prácticas que deben tener en cuenta los establecimientos de crédito para no abusar de los cobros a sus usuarios.

En esta guía se señala, por ejemplo, que estas oficinas de cobranzas deben procurar realizar la labor de cobro “en horarios acordes con la actividad económica del consumidor”.

Otra de las recomendaciones se relaciona con abstenerse de abusar de su posición dominante contractual frente al consumidor.

Además, estos establecimientos deben “dar tratamiento diferenciado en el cobro de los créditos, atendiendo el nivel de riesgo del consumidor financiero”.

También ofrecer alternativas eficaces y adaptables a las situaciones particulares de los consumidores financieros.

Así mismo, la guía del buen trato a la hora de cobrar las deudas en mora señala que es clave “utilizar un lenguaje claro y sencillo con el consumidor, explicándole con precisión el monto de la deuda, los intereses moratorios causados o si se generaron reportes negativos a las centrales de información”.

“Si un cliente tiene diferentes deudas en mora con una misma entidad vigilada, se le debe informar que, en caso de efectuar un pago, él tiene derecho a decidir a cuál deuda particular se le abona dicho pago”, recordó la SuperFinanciera.

 

Medidas

 

En septiembre del 2017, el superintendente Financiero, Jorge Castaño, anunció que se pondría en marcha esta guía especial de buenas prácticas de cobranza para evitar los cobros abusivos a los usuarios del sistema financiero.

Con ello, señaló Castaño, se buscaba poner fin a las prácticas abusivas a la hora de cobrar por los servicios financieros como, por ejemplo, las llamadas a deshoras o las amenazas a los clientes.

“Este es un documento que recopila todo el listado de los estándares que deberían poner en práctica las entidades financieras que, directa o indirectamente, se relacionan con sus clientes para lograr el pago de los créditos que se encuentran en mora”, explicó el SuperFinanciero.

Señaló que parte de estas buenas prácticas son por ejemplo “llamar a horas adecuadas a los usuarios financieros, un entorno de respeto, un tratamiento adecuado del dato financiero y mantener actualizada la información”.

Castaño incluso confesó que él mismo fue víctima de estas prácticas abusivas con un crédito para la compra de vehículo, ya que en una oportunidad lo llamaron un domingo después de las 8 de la noche para presionarlo a pagar la cuota del préstamo.