reficar-colprensa1.jpg
La Refinería de Cartagena / Foto de Colprensa
28 Feb 2018 02:36 AM

Felipe Bayón, presidente de Ecopetrol: Reficar en 2017 generó utilidades por $48 mil millones

Según dijo, "por donde uno lo mire Reficar no solo es un activo absolutamente estratégico para Ecopetrol sino que tiene que ser un orgullo para el país".

El presidente de Ecopetrol, Felipe Bayón, informó que Reficar, a pesar del escándalo por corrupción que lo sacudió, generó utilidades de 48 mil millones de pesos en 2017.

"Reficar en el año 2017 genera utilidades por 48 mil millones de pesos. Pensemos lo siguiente. Reficar prendió su primera unidad, la unidad 100, la unidad de crudo, en octubre de 2015. Si uno lo mira por utilidad y levita, la Refinería de Cartagena está funcionando muy bien", aseguró Bayón.

"En 24 meses, no solo prendimos las 34 unidades de la Refinería. El acero utilizado en Reficar es siete veces el acero utilizado en la Torre Eiffel o la longitud de cable que utilizamos en Reficar serviría para conectar Bogotá con Buenos Aires, para darnos un poco la magnitud del proyecto. La Refinería tiene una capacidad de 150.000 barriles, de hecho en diciembre fue de 151.000 barriles y estamos haciendo pruebas para llevar la capacidad un poco más arriba", agregó.

De acuerdo con el presidente de Ecopetrol, "por donde uno lo mire Reficar no solo es un activo absolutamente estratégico para Ecopetrol sino que tiene que ser un orgullo para el país".

En 2017, la Fiscalía dio cuenta de cómo iban las pesquisas por el escándalo de corrupción en la Refinería de Cartagena. De acuerdo con el ente acusador, desde el año 1996 se planteó la necesidad de modernizar la Refinería de Cartagena, para lo cual el Plan Nacional de Desarrollo de 2003 (Ley 812 de 2003) definió este proyecto como de “importancia estratégica” para el país. El tema se planteó en dos documentos Conpes (3312 de 2004 y 3336 de 2005), donde se establecieron políticas públicas dirigidas a conseguir un socio estratégico que financiara el proyecto.

El Conpes dispuso que el Plan se adelantara con la mayor participación privada posible de recursos, con el objetivo de asegurar que los riesgos asociados al proyecto recayeran fundamentalmente en el inversionista privado y, a su turno, se mitigara el riesgo del Estado en la ejecución de la obra. Complementariamente, el Conpes estableció que la ingeniería y la construcción del proyecto se adelantaran bajo la modalidad contractual “llave en mano”, a fin de eliminar el riesgo de posibles sobrecostos en la construcción.

Como desarrollo de esa política y tras una invitación pública internacional, en el año 2006 se eligió a la compañía Glencore International AG como el inversionista mayoritario del proyecto. Así, Glencore International AG (51%) y Ecopetrol (49%) constituyeron la sociedad “Refinería de Cartagena S.A. Reficar”, encargada de ejecutar el proyecto de modernización.

Posteriormente, en el año 2007, bajo la administración de Glencore, Reficar eligió a Chicago Bridge & Iron Company (CB&I) – para hacer la ingeniería, las compras y la construcción de la Refinería a través de un contrato de EPC (Enginering, Procurement and Construction).

En el año 2009, sin haber financiado el proyecto y alegando un evento imprevisto, imprevisible e irresistible, Glencore se retiró de la sociedad Reficar, y Ecopetrol adquirió el ciento por ciento (100%) de la participación accionaria de la Refinería, asumiendo la totalidad del capital de Reficar, ejecutora del proyecto. Tras la salida de Glencore, en 2009, Reficar contrató a Foster Wheeler & Process Consultant Inc. (FJPVC) para llevar a cabo el gerenciamiento, supervisión y control del proyecto.

En el 2010, para continuar con la ejecución del proyecto, Reficar suscribió dos nuevos contratos EPC con CB&I en la modalidad contractual “costos reembolsables”, desconociendo la modalidad contractual inicialmente requerida por el Conpes, lo que implicó que los riesgos de sobrecostos fueran asumidos totalmente por el Estado.

Durante la ejecución del proyecto, luego de atrasos e incumplimientos por parte del contratista, en 2014, Reficar y CB&I suscribieron cuatro acuerdos denominados “Memorandum of Agreement” (MOA) y “Project Invoicing Procedure” (PIP), que dieron lugar a la apropiación de recursos públicos en favor del contratista CB&I.

En virtud de estos acuerdos, Reficar incurrió en el pago de facturas que habían sido previamente rechazadas por el supervisor del contrato – Foster Wheeler & Process Consultant Inc. (FJPVC) – o que no fueron validadas por este. Según ha podido evidenciar la Fiscalía General de la Nación, los pagos son cobros irrazonables, desproporcionados y sin ninguna relación con el proyecto.

Estos se presentaron, entre otras, en las siguientes modalidades:

Pago de facturación por bienes o servicios no prestados al proyecto;
Pago por subcontrataciones no autorizados por Reficar;
Pago por gastos suntuosos y extravagantes, no relacionados con el proyecto;
Pago duplicado de costos;
Pago por equipos que no prestaron servicio al proyecto.

Peculado tasado en más de seiscientos diez mil millones de pesos ($610.000´000.000)

Por estos hechos, el ente acusador decidió vincular, mediante formulación de imputación, a los primeros presuntos responsables por delitos contra la administración pública, la fe pública y el orden económico y social en la ejecución del megaproyecto.

Los llamados a imputación son dos presidentes, un vicepresidente jurídico y un líder del grupo legal de Reficar; un vicepresidente ejecutivo del Downstream de Ecopetrol; dos altos ejecutivos de la compañía CB&I, y el revisor fiscal de Reficar:

1. Orlando José Cabrales Martínez PresidenteReficar 2009-2012
2. Reyes Reinoso Yañez PresidenteReficar 2012-2016
3. Felipe Laverde Concha Vicepresidente Jurídico Reficar 2009-2017
4. Pedro Alfonso Rosales Navarro Vicepresidente ejecutivo del DownstreamECOPETROL 2008
5. Nicolás Isaksson Palacios Líder Grupo LegalReficar 2013-2017
6. Philip Kent Asherman Representante Legal CB&I 2010
7. Massoud Deidehban Director Proyectos y Representante LegalCB&I 2009
8. Carlos Alberto Lloreda Silva Revisor FiscalReficar 2013-2015

Las conductas tipificadas incluyen: interés indebido en la celebración de contratos, peculado por apropiación, enriquecimiento ilícito y falsedad en documentos.

Los investigados por la Fiscalía General de la Nación deberán responder por las irregularidades en el proyecto y costos superiores a más de seiscientos diez mil millones de pesos ($610.000’000.000).

Igualmente, para concluir las siguientes fases de la investigación, relacionadas entre otras con la selección del socio estratégico, la salida de Glencore y la selección del contratista, se dispuso llamar a interrogatorio a dos presidentes y un alto ejecutivo de Ecopetrol; un presidente y un alto ejecutivo de Reficar, dos altos ejecutivos de Glencore y un alto directivo de la firma supervisora Foster Wheeler & Process Consultant Inc. (FJPVC):

1. Isaac Yanovich Farbaiarz Presidente Ecopetrol 2002-2006
2. Javier Genaro Gutiérrez Pemberthy Presidente Ecopetrol 2007-2015
3. Jaime Leonardo Flórez Muñoz Gerente de Vicepresidencia de Refinación Ecopetrol 2007-2008
4. Jorge Enrique Carvajales Orozco Presidente de Reficar 2006-2008
5. Andrés Virgilio Riera Burelli Vicepresidente de Preparación y Puesta en Marcha Reficar 2015-2016
6. Richard Cohen Representante Legal de Glencore 2008-2009
7. Sergio De la Vega Jiménez Ejecutivo Glencore y Suplente del Presidente de Reficar 2007
8. Christian Augusto Mantilla Daza Director del Proyecto Foster Wheeler & Process Consultant Inc. (FJPVC) 2015

Como complemento de la investigación, la Fiscalía General de la Nación llamó a declaración jurada a los miembros de juntas directivas de Ecopetrol y Reficar, durante el periodo de ejecución del proyecto.