000_14F543.jpg
30 Abr 2018 12:55 AM

Empresas T-Mobile y Sprint se fusionan en EEUU para preparar la red 5G

La operación se hará sobre una base de intercambio de acciones y dará a Sprint un valor total de 59.000 millones de dólares y de 146.000 millones a la nueva entidad.

Los grupos estadounidenses de telecomunicaciones T-Mobile y Sprint anunciaron este domingo haber alcanzado un acuerdo de fusión en Estados Unidos para crear una nueva empresa capaz de desarrollar una red telefónica móvil ultra rápida 5G, vital para las nuevas aplicaciones de internet.

Este anuncio pone fin a largos meses de intentos abortados de acercamiento entre las dos firmas, que cuentan con unos 127 millones de abonados en Estados Unidos y podrían rivalizar con los gigantes del sector como Verizon y AT&T.

En un comunicado, ambos grupos destacaron que esta fusión les facilitaría acelerar su desarrollo en el área de la 5G, la internet ultra rápida, que les permitiría desarrollar la utilización de internet móvil mediante los objetos conectados.

El Departamento de Justicia, sin embargo, se había opuesto en 2011 a un intento anterior de compra de T-Mobile por AT&T.

"Esta operación reducirá el número de operadores nacionales de cuatro a tres. Por las mismas razones por las cuales el Departamento de Justicia y la Comisión Federal de Telecomunicaciones (FCC) rechazaron en 2011 el intento de compra de T-Mobile por AT&T, una reducción de la competencia como la de ahora debería aumentar los costos para los usuarios", comentó la asociación de defensa de los consumidores Public Knowledge.

"La compañía llevará el nombre de T-Mobile y será un actor dominante en el sector de la telefonía móvil, el video e internet de banda ancha en Estados Unidos", precisó el comunicado de ambos grupos, destacando que las sinergias resultantes de la fusión deberían totalizar 6.000 millones de dólares.

El director general de T-Mobile en Estados Unidos, John Legere, dirigirá la nueva entidad.

Promesas de empleos

Esta fusión representará asimismo un nuevo acierto de Masayoshi Son, el presidente director general del grupo japonés de telecomunicaciones Softbank, que es el accionista mayoritario de Sprint y que multiplica sus inversiones en el sector de nuevas tecnologías y de internet.

T-Mobile es por su parte controlado por el grupo alemán Deutsche Telekom.

La nueva entidad será controlada por Deutsche Telekom (42%) y Softbank (27%). Masayoshi Son y el actual director general de Sprint, Marcelo Calure, formarán parte del Consejo de Administración.

Cuando adquirió Sprint, en 2013, Masayoshi Son ya había intentado unir a los dos grupos, pero había chocado con la hostilidad de las autoridades de la competencia y abandonó la idea.

La llegada a la presidencia de Donald Trump, que había prometido reglamentaciones menos restrictivas, relanzó las discusiones sobre una fusión, que fracasaron en noviembre pasado.

Son, que fue recibido por Trump en diciembre de 2016, justo después de su victoria y poco antes de llegar a la Casa Blanca, prometió invertir 50.000 millones de dólares en Estados Unidos y generar 50.000 empleos en el país, en particular en el sector de la tecnología.

El domingo, ambos grupos anunciaron que darán empleo a más de 200.000 personas en Estados Unidos tras su fusión y que sus esfuerzos para desarrollar una red 5G también crearán puestos de trabajo.

La operación se hará sobre una base de intercambio de acciones y dará a Sprint un valor total de 59.000 millones de dólares y de 146.000 millones a la nueva entidad, cuya deuda acumulada será de unos 60.000 millones de dólares.

En base a la cotización de cierre del viernes (6,50 dólares), la capitalización bursátil de Sprint es de 26.000 millones de dólares y la de T-Mobile, que terminó la sesión a 64,52 dólares, de 56.100 millones.