Breadcrumb node

Colombiana renunció a su trabajo y ahora es millonaria gracias a la chatarra

Martha Gómez, una joven mujer colombiana, renunció a su trabajo para fundar su propia empresa con la que factura casi 50 millones de dólares al año.

Publicado:
Actualizado:
Martes, Abril 2, 2024 - 16:30
Martha Gómez, mujer detrás del negocio de la chatarra en Colombia
Collage

Muchas personas han pensado en renunciar a su trabajo en una empresa donde deben responderle a un jefe, para jugársela por su proyecto o emprendimiento propio. No obstante, el temor y la incertidumbre de un futuro incierto hace que los empleados lo piensen dos veces.

Le puede interesar: Colombiano que renunció para viajar: ya conoce 88 países

Sin embargo, en el mundo empresarial se han conocido varios casos de éxito, de jóvenes emprendedores que dejaron su trabajo y se aventuraron por una idea de negocio que los terminó haciendo ricos. Ese es el caso de Martha Gómez, quien se volvió millonaria gracias a la arriesgada idea que tuvo hace 20 años cuando trabajaba en una empresa en España y muchos consideraban que ya había alcanzado el éxito.

Todo empezó hace dos décadas, cuando Martha, graduada en comercio internacional de la Universidad Jorge Tadeo Lozano, tomó una decisión audaz a sus 25 años.

Aunque ya tenía un buen trabajo como asesora de ProChile y el Banco Santander en Madrid, decidió renunciar para seguir una idea en la que creía ciegamente: sacarle dinero a lo que muchos llaman chatarra.

Hoy, a sus 45 años, es la fundadora y líder de Subastas y Comercio, una plataforma que ha revolucionado la gestión de activos en desuso, convirtiendo la chatarra en una mina de oro para aquellos dispuestos a ver su potencial.

Gómez vio que los escritorios, estantes, sillas, metales que mucha gente desechaba, tenía un valor que la gente no veía.

En una entrevista exclusiva con Forbes, Gómez reveló el secreto detrás del éxito de su empresa: "Cualquier industria que tenga activos en desuso como muebles, inmuebles, maquinaria, chatarra, equipos, vehículos sin importar el estado, puede ser un vendedor subastándolos en nuestra plataforma y obteniendo beneficios como desocupar espacios mal utilizados, reducir vigilancia, costos y seguros".

La historia de Subastas y Comercio comenzó en el año 2000, cuando internet aún no era una herramienta común en los hogares. Gómez, con apenas 25 años, inició el desarrollo de su plataforma desde un café internet, reuniendo a los interesados para negociar productos industriales de segunda mano. 

Desde entonces, la empresa ha evolucionado hasta convertirse en un referente en el país, realizando subastas para más de 1.560 empresas, incluyendo grandes nombres como Ecopetrol, Suramericana, Grupo Éxito, Cemex, Tigo Une, ETB y Grupo Argos, entre otras grandes compañías.

El negocio de la chatarra ha sido especialmente lucrativo para Subastas y Comercio. Solo en 2023, la empresa subastó 48.000 toneladas de chatarra, maquinaria, equipos y plantas industriales por un valor de $120.000 millones (US$30 millones). 

Si esta cifra ya parece sorprendente, hay que sumarle el dinero que ganó con los vehículos accidentados, de los cuales subastó alrededor de 3.5000, equivalentes a 69.000 millones (US$17.8 millones).

"Los vehículos siniestrados nos están generando un gran flujo de transacciones. Ya es una subasta fidelizada semanal, donde se vende aproximadamente 30 vehículos siniestrados", destaca Gómez, refiriéndose al éxito continuo de su empresa en un mercado que muchos han subestimado.

Le puede interesar: El peor día para renunciar a su trabajo: perdería dinero

En la actualidad, se estima que Subastas y Comercio factura alrededor de 45 millones de dólares al año, consolidando a Martha Gómez como una de las empresarias más exitosas y visionarias del país, demostrando que la chatarra puede ser el tesoro escondido que transforma vidas y empresas. Además, su historia deja una lección para todos esos emprendedores que creen tener una buena idea, pero les da temor jugársela por ella.

Fotos de Martha Gómez

Fuente:
Sistema Integrado Digital