Aumenta número de colombianos que retiran sus cesantías para estudiar

Foto: Ingimage

Según cifras de la Asociación Colombiana de Administradoras de Fondos de Pensión y Cesantía, Asofondos, el alza es de un 15,9% más en el último año.

Este uso de las cesantías aumentó 15,9% con respecto a 2016 y representó cerca del 10% de los retiros totales observados en el último año.

Además de ser un seguro para tiempos de desempleo, las cesantías también resultan un importante recurso de los trabajadores para mejorar su nivel educativo o el de su familia. Se observa, según cifras de la Asociación Colombiana de Administradoras de Fondos de Pensión y Cesantía, Asofondos, que los retiros por concepto de educación alcanzaron el pico más alto en la última década, al llegar a $487 mil millones, un 15,9% mayor que lo registrado en 2016.

“Lo que muestra el comportamiento en el uso de las cesantías en el último año es que los trabajadores están aprovechando estos recursos que son de su propiedad para cualificarse más a través de la educación, brindándoles mayores ventajas en el mercado laboral actual”, aseguró Santiago Montenegro, presidente de Asofondos.

En los últimos diez años, los trabajadores han destinado $2,7 billones de las cesantías para fines educativos. Vale recordar que la ley permite entre los usos de las cesantías, el del pago de educación superior para el trabajador o para su familia.

La Gran Encuesta Integrada de Hogares realizada por el DANE en agosto de 2017 mostró que el 8,1% de los colombianos ocupados, aproximadamente 1,8 millones, se encontraba adelantando algún tipo de estudio. Y de este segmento, al momento de la encuesta el 65,2% realizaba estudios universitarios o superiores.

De esta misma fuente se obtiene que de los ocupados que cuentan con estudios superiores, el 60% devenga menos de 2 salarios mínimos legales. Sin embargo, al concentrar el análisis únicamente a aquellos que actualmente están estudiando en la universidad esta cifra aumenta al 76%. Al contar con menores ingresos, esta población trabajadora y estudiante puede aprovechar sus cesantías para financiar su propia educación, convirtiéndolas en un apoyo decisivo de cara a su formación.