Despachada de Jorge Almirón tras derrota de Atlético Nacional ante Millonarios

Foto: Jorge Almirón, técnico de Atlético Nacional / Foto de AFP

El técnico argentino cuestionó de manera severa el trabajo arbitral de Gustavo Murillo.

Jorge Almirón, técnico de Atlético Nacional, se despachó contra el árbitro tras la derrota sufrida ante Millonarios en la final de la Superliga Águila en su propio estadio.

El estratega argentino, que se vio superado en el Atanasio Girardot de la ciudad de Medellín, se cargó al árbitro Gustavo Murillo. Este último expulsó a Jorman Campuzano, de Nacional, (m. 90+4) por doble amarilla. Amonestó a Andrés Cadavid, Diego Braghieri, Alexis Herníquez y Wuilker Faríñez.

“Es un clásico. Millonarios también es un equipo grande, pero somos el equipo más grande de Colombia, o es lo que tengo entendido y que en tu casa te perjudiquen de la manera que lo hizo el árbitro. Fue manejando el partido”, dijo el estratega argentino, visiblemente molesto.

“La estrategia es cortar el juego, si a eso se le llama estrategia. Creo que el árbitro no cumplió con lo que tenía que hacer, que es cuando alguien trata de cortar el juego se paga con tarjeta amarilla. Y eso no pasó en gran parte del partido”, agregó.

“El árbitro manejó el partido como quiso, seguramente esta queja no va a proceder”, aseveró el técnico Almirón. “Que te perjudiquen y más siendo un equipo grande esto no lo vi en ningún lado”.

Consulte aquí: Millonarios, súper campeón de la Liga Águila

Vea aquí las declaraciones completas de Jorge Almirón, técnico de Atlético Nacional

El juego

El paraguayo Roberto Ovelar anotó dos golazos con los que Millonarios alzó su primer título del año, la Superliga colombiana, al vencer por 1-2 al Atlético Nacional en el estadio Atanasio Girardot de Medellín. El delantero guaraní, que tuvo un 2017 lleno de altibajos con el Atlético Junior de Barranquilla, anotó los dos tantos de la serie con su nuevo equipo mientras que Andrés Rentería abrió el marcador para los locales.

El partido de ida disputado la semana pasada en Bogotá culminó empatado sin anotaciones. En un inicio intenso, Atlético Nacional presionó mucho a Millonarios en la salida, lo incomodó y lo hizo errar, situación que le permitió recuperar algunos balones en campo contrario que lo acercaron a la portería del venezolano Wuilker Faríñez.

En este tramo del juego fueron importantes para Nacional el centrocampista argentino Gonzalo Castellani, el lateral Helibelton Palacios y el extremo Jeison Lucumí, quienes comenzaron a hacerles daño a los bogotanos. En el minuto 20, Nacional abrió el marcador en un contragolpe que lideró Vladimir Hernández, organizó Dayro Moreno y definió Rentería con un remate rastrero y cruzado que ingresó rozando el palo izquierdo de Faríñez.

Con el paso de los minutos, Millonarios comenzó a ejecutar la idea que lo llevó a ser campeón de la Liga Águila 2017 en el segundo semestre: presión intensa ante la salida de su rival y hacer daño con la velocidad de sus delanteros. Millonarios empató al minuto 34 cuando el centrocampista Juan Guillermo Domínguez mandó un pase largo de la mitad de la cancha para el lateral Jair Palacios, quien le bajó el balón a Ovelar y este, en un habilidoso giro, se deshizo de su marca, disparó de zurda y puso el balón en la esquina inferior del arco del argentino Fernando Monetti. En la segunda mitad, la presión de Millonarios fue más intensa y llevó al local a errar más en la entrega de la pelota.

Los visitantes lo capitalizaron y tomaron la ventaja en el marcador. Carlos Cuesta perdió un balón en la salida al minuto 53 con Ayron del Valle, quien se lo pasó a Ovelar para que, con un remate elevado desde unos 40 metros, colgara a Monetti y dibujara ‘la pintura’ del partido. Nacional reaccionó y arrinconó a su rival, que se defendió bien e intentó aumentar su botín en el contragolpe.

Los aciertos de los defensores Andrés Cadavid y el uruguayo Matías De los Santos, así como de Faríñez, le permitieron a los visitantes sostener la ventaja y ganar en Medellín tras siete años. Al final, en medio del desespero por buscar el empate, fue expulsado el centrocampista Jorman Campuzano, quien había ingresado en la segunda parte.

El pitido final del árbitro desató la algarabía de los jugadores y el cuerpo técnico de Millonarios, que le dedicaron el triunfo al entrenador, el argentino Miguel Ángel Russo, quien desde la semana pasada permanece internado en un hospital de Bogotá por una infección urinaria. Con Russo, Millonarios ganó su estrella 15 en diciembre pasado y ahora celebra su segundo título en los últimos dos meses.