El presidente Juan Manuel Santos y Rodrigo Londoño, 'Timochenko' / Foto de referencia de AFP
El presidente Juan Manuel Santos y Rodrigo Londoño, 'Timochenko' / Foto de referencia de AFP
21 Mayo 2018 10:03 PM

Timochenko le pide a Santos que cumpla su palabra y que no se cambien las reglas de la JEP

Aseguró que sus hombres comparecerán ante ese tribunal siempre y cuando no se cambien sus reglas de juego.
David Aponte
David
Aponte Caballero
@apontecaballero

En el documento titulado “Que no nos derrumben la paz”, Timochenko afirma que luego de la decisión de los magistrados de la Jurisdicción Especial para la Paz, de avocar el caso Santrich y no permitir su extradición, se produjeron intentos de atropello contra esa determinación, pese a las facultades privativas de este organismo consignadas  “en los Acuerdos de La Habana, en el artículo 19 del Acto Legislativo Número 1 de 2017 y en documento oficial del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas S/2017/272, que a su vez consigna en su cuerpo la Declaración Unilateral de Estado que reafirma el ya mencionado principio pacta sunt servanda”.

Londoño subraya que “a pesar de los varios atropellos institucionales y de lo que consideramos hasta ahora un asalto a nuestra buena fe, hemos decidido comparecer ante la Justicia Especial para la Paz, con la esperanza que el presidente Santos cumplirá con la palabra empeñada mundialmente, y propugnará porque las reglas que garantizan seguridad jurídica para todos, no se cambien en la mitad del camino. Sería vergonzoso para él y la Nación entera que algo así sucediera”.

El presidente de la Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común señala que son conscientes “de que se está haciendo todo lo posible, por fuerzas visibles e invisibles de carácter local y no local, para dar al traste con la obra alcanzada con esmero, audacia y patriotismo en la ciudad de La Habana”, y advierte que pese a estos obstáculos continúan “haciendo todo lo necesario para seguir sirviendo a Colombia con nuestra conducta de paz. Que no se diga que la responsabilidad por un fracaso recae sobre nosotros”.

Agrega que hicieron honor a su palabra, dieron fin a la guerra y dejaron las armas y son un partido político en total legalidad. “Lo menos que podemos esperar de parte del Estado colombiano y sus tres ramas del poder, es que cumplan con lo firmado y refrendado. No quieran los dioses de Colombia que la mejor obra de ingeniería de la patria, la gigante presa de la paz, termine derrumbándose so pretexto de un perverso, inoportuno y mentiroso malabarismo jurídico penal”.

Timochenko, hace un recuento de la firma el 23 de septiembre de 2015, en la ciudad de La Habana, con el presidente Santos, del Acuerdo de la Justicia Especial para la paz, enmarcado dentro del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición, teniendo como testigos al presidente de Cuba, Raúl Castro Ruz, el Secretario General de Naciones Unidas Ban Ki-moon, representantes de los países garantes y acompañantes del proceso de paz y otras personalidades nacionales y extranjeras.

“Acudimos a esa cita sobre la base de que lo que se daba a conocer a Colombia y a la comunidad internacional en la materia referida, se había pactado por las partes asumiendo como propios los principios aceptados por las naciones civilizadas para esos efectos, la buena fe y la ineludible obligación de cumplir lo pactado (pacta sunt servanda). Reglas estas de oro, sin las cuales la humanidad perdería su capacidad de creer y la paz jamás sería alcanzada, puntualiza Londoño.

Acota que el Estado tiene autonomía para conformar jurisdicciones o sistemas jurídicos especiales, como lo establece la Carta de las Naciones Unidas sobre la soberanía y libre auto determinación de las naciones y los Principios del Derecho Internacional. Señala que en ningún aparte del texto citado se indica que la soberanía y libre determinación del pueblo de Colombia “debe condicionarse a pareceres y caprichos de terceros Estados, o al capricho de un funcionario local de ocasión”.
 

Fuente
RCN Radio