José-feliz-lafourie.jpg
José Félix Lafaurie, presidente de Fedegán / Colprensa - Juan Manuel Barrero
2 Feb 2017 05:54 AM

José Félix Lafaurie: corte desbordó sus facultades al ordenar al Congreso prohibir las corridas

El presidente ejecutivo de Fedegan es una de las voces más representativas a favor de las polémicas corridas de toros en el país.
La
Fm

El presidente de Fedegán José Félix Lafaurie, reconocido aficionado a la tauromaquia, afirmó que la Corte Constitucional, con su fallo sobre las corridas de toros, desbordó sus facultades al ordenar en fondo al Congreso prohibir la fiesta brava.

Según Lafaurie, "quien legisla y define los términos de penalizar estas actividades es el Congreso, pero vemos ahora un callejón sin salida pues la Corte se desmonta por las orejas y vuelve a darle esa responsabilidad de legislar sobre la materia".

Sostuvo que el alto tribunal tomó el camino fácil al ordenarle al Legislativo volver a definir sobre la legalidad de las corridas de toros, el coleo, las corralejas, las peleas de gallos y otras actividades populares.

Explicó que el Congreso había ya legislado sobre la materia, avalando las corridas de toros, como parte de una ley, y ahora "lo que le ordena (la Corte) es que las prohíba".

"Ahora lo que se quiere con la orden de prohibir las corridas es, como dijo en alguna oportunidad el Nobel Gabriel García Márquez, que estas tengan una muerte lenta", añadió.

Sostuvo que el debate en el Congreso, durante los 2 años que le ha dado de gracia la Corte, no será fácil, ya que "hay un arraigo político definido en representantes y senadores de regiones como Cundinamarca, Valle o la Costa Caribe donde se llevan a cabo las corridas de toros, la corralejas o las peleas de gallos".

Indicó que la idea de que el toro no muera en la corrida va en contra de la tradición y el espíritu de esta actividad, ya que "con la pica y la banderillas se lleva al toro al momento de la verdad, a su muerte".

Lafaurie recalcó que ahora el debate debe centrarse en si la Corte desbordó sus facultades al ordenar al Congreso que en 2 años regule las corridas de toros.