MingaIndígenasREFCOLPRENSA.jpg
Imagen de referencia de Colprensa
6 Nov 2017 10:19 AM

Comenzó desbloqueo de la vía Panamericana, según el Gobierno

El ministro del Interior, Guillermo Rivera, aseguró que los indígenas comenzaron a cumplir sus compromisos y la vía Panamericana comenzó a ser desbloqueada.
La
Fm

Rivera pidió paciencia a los conductores que se movilizan por esa carretera, mientras se remueven los obstáculos ubicados durante la protesta de las comunidades.

“La carretera Panamericana ya empezó a ser desbloqueada, solicitamos a los transportadores que nos tengan un poco de paciencia”, señaló.

“La maquinaria amarilla de la Gobernación del Cauca y de la concesión vial ya empezaron las tareas de remoción de los elementos que habían sido instalados en la carretera, eso nos va a tomar unas horas, pero el desbloqueo ya se inició”, añadió.

Y dijo además: “le pedimos a los conductores que tengan un poco de paciencia y que todavía no transiten hacia esa vía, es muy importante que nos den unas horas mientras terminamos”.

La Policía Nacional reveló que los indígenas que participaron en la protesta dañaron las señalizaciones de la carretera.

Los líderes de los más de 100.000 indígenas que estuvieron en protesta desde el pasado lunes en 26 departamentos de Colombia informaron que 36 comuneros han salido heridos y 4 han sido capturados por las autoridades, por lo que le exigieron al Gobierno la instalación de una mesa de negociación nacional. “La Minga Nacional Indígena mantiene la llama en 19 puntos de concentración en el país con más de 100.000 indígenas indignados por la falta de garantías, incumplimiento de más de mil acuerdos y la violación y exterminio de los pueblos aún en tiempos de paz”, indicaron los manifestantes en un comunicado.

Desde el pasado 30 de octubre, los aborígenes paralizaron carreteras clave para el país como la Vía Panamericana a su paso por el departamento del Cauca, la región donde las comunidades ancestrales son más poderosas. La protesta indígena eleva la tensión social, principalmente en el sur del país donde el gobierno, bajo presión de Estados Unidos, intenta avanzar en la eliminación concertada o forzosa de narcocultivos ante el aumento de esos plantíos en 2016, cuando el país alcanzó el récord de 146.000 hectáreas sembradas con hoja de coca.

Los campesinos alegan la falta de alternativas para cambiar de actividad, pero el gobierno denuncia la presión de grupos armados dedicados al narcotráfico. Los indígenas representan el 3,4% de los 48 millones de colombianos, según estadísticas oficiales, y son junto con los negros la población más azotada por la violencia y la pobreza.