Perros antinarcóticos reforzarán seguridad de 40 colegios en Bogotá

Foto: Colprensa

Se espera reducir niveles de criminalidad en los entornos escolares de la capital.

La administración de Bogotá y las autoridades pusieron en marcha un plan piloto de seguridad para ejercer una vigilancia especial en entidades educativas del Distrito y en puntos críticos de la ciudad, con el apoyo de perros antinarcóticos.

La medida inició en más de 40 colegios públicos de la capital, luego de una serie de reuniones entre la comunidad estudiantil y funcionarios de la Secretaría de Educación de la Alcaldía de Bogotá.

Richard Ladino, rector del Colegio Distrital Nuevo Chile, ubicado en la localidad de Bosa, en diálogo con RCN Radio/LA FM, indicó que en ese centro de educación, perros antinarcóticos desde hace unos días están reforzando las labores de vigilancia que adelanta la seguridad privada para mejorar y garantizar la tranquilidad.

Ladino recalcó que los caninos han ayudado a prevenir y alejar a personas sospechosas que antes acechaban en inmediaciones del colegio Nuevo Chile, para evitar que el microtráfico impacte en los estudiantes.

“Hemos tenido unos resultados muy positivos con la implementación de este plan piloto, con el apoyo de los perros antinarcóticos, medidas que se adoptaron luego de varios encuentros con la oficina de seguridad de la Alcaldía Mayor de Bogotá”, recalcó Ladino.

El rector de la institución educativa manifestó que se tiene proyectado que se amplíe la medida de los perros antinarcóticos en otros colegios, para seguir afrontando las problemáticas de seguridad que se registran en sectores aledaños con la presencia de bandas delincuenciales.

“Son alrededor de 40 colegios priorizados en todas las localidades, se busca poco a poco tratar de ampliar el programa para que todos los estudiantes se vean beneficiados para una transformación de los jóvenes”, precisó.

La Policía Metropolitana de Bogotá en el último año adelantó una intervención de 40 colegios que estarían en riesgo por la presencia de microtráfico, en el que uniformados realizaron requisas a los estudiantes en las instituciones educativas.

Dicha acción de la Policía se concentró frente a un mapa de riesgo que estructuró la Secretaría de Educación en localidades como: Ciudad Bolívar, Mártires, Usaquén, Suba, entre otras.