1203.jpg
Referencia Colprensa
31 Ene 2018 04:04 AM

Impresionante batalla campal entre policías y grupo de ciudadanos de Funza (Cundinamarca)

El llamado de los uniformados a que en una vivienda se bajara el alto volumen de la música habría provocado el enfrentamiento.

Ya se cumplió un año de la entrada del Código de Policía que intentó establecer mejores condiciones de convivencia entre los colombianos. Sin embargo, cada hora en promedio, en el país se cometen 50 violaciones al Código Nacional de Policía.

Al respecto, la unidad de Seguridad y Convivencia reportó que en este año se cometieron 439.671 infracciones al Código, de las cuales hay 22.648 registros por irrespetar a las autoridades de Policía. Además hay 36.892 registros por reñir, incitar o incurrir en confrontaciones violentas que puedan derivar en agresiones físicas.

Así las cosas, son pobres los resultados en esta materia si se tiene en cuenta el evidente irrespeto a la autoridad, de acuerdo a las cifras reveladas por la misma Policía.

En ese sentido, en las últimas horas ha circulado por redes sociales el enfrentamiento entre un grupo de agentes de la Policía y unos ciudadanos. El hecho, ocurrido en Funza (Cundinamarca), es fiel reflejo del pésimo comportamiento de los ciudadanos frente a la autoridad. Con palos y piedras chocan luego de un supuesto reclamo por el alto volumen en la música en una vivienda.

Fue de tal orden la riña que fue necesario que uno de los uniformados desenfundara su arma para disipar al grupo de ciudadanos alterados. Además se ve cómo uno de los uniformados estuvo a punto de ser golpeado con un palo.

Las autoridades no han ocultado su preocupación por estas cifras. En ese sentido, se ha insistido en la necesidad de que los colombianos entiendan que el Código fue hecho sólo con el ánimo de contar con mejores condiciones de seguridad y convivencia.

El Código de Policía fue actualizado hace dos años por el Congreso de la República en medio de un intenso debate por varias normas que levantaron ampolla. Algunas de éstas establecen, por ejemplo, que los policías pueden ingresar a las viviendas sin una orden judicial o también que pueden restringir las ventas ambulantes. Varias de estas medidas fueron tumbadas o están en estudio por parte de la Corte Constitucional.