LA FM

Una cama adaptable es la nueva patente de invención de EAFIT

Los desarrolladores de la cama / Foto cortesía EAFIT

Tener la posibilidad de adoptar distintas posiciones cuando se tiene algún tipo de hospitalización o incapacidad en casa y se requiere estar en cama es la solución que ofrece la patente número 29 de EAFIT.

A través de la resolución 39630 del 5 de julio de 2017, de la Superintendencia de Industria y Comercio, se obtiene este reconocimiento que está vigente hasta agosto de 2034.

Por motivo de algún accidente, incapacidad o pérdida de movilidad, muchas personas necesitan estar por largos periodos de tiempo o incluso de forma permanente en cama, una situación que requiere de mayores cuidados para estos pacientes con el fin de evitar que se generen úlceras de presión.

Y en esa situación pensaron los integrantes del Grupo de Investigación en Ingeniería de Diseño (GRID), que crearon la Cama adaptable para obtención de distintas posiciones, una invención que fue reconocida como patente por la Superintendencia de Industria y Comercio de Colombia (SIC) a través de la resolución 39630, del 5 de julio de 2017.

La cama, según explica Mauricio Aramburo Londoño, docente del Departamento de Ingeniería de Diseño de Producto, es un dispositivo hospitalario que se acomoda a posiciones diferentes a las convencionales como la de espalda, piernas y zona sacra.

“Con esta podemos cambiar en otros sentidos y permitir una mejor rotación del paciente. Se puede poner con un alto nivel de inclinación en todos los extremos, así como en el cabecero y la parte de los pies”, describe el docente.

Por su parte, Alejandro Velásquez López, investigador de la misma unidad académica, indica que la columna sobre la que está apoyada la estructura que soporta el colchón tiene una forma esférica, lo que les permitió organizar el espacio, centralizar el peso en la mitad y así poder generar movimientos más suaves.

“Con esto logramos que haya una cantidad menor de motores que son necesarios en los movimientos de tratamientos médicos como la transferencia del paciente de una cama a una camilla o para cambiar las sábanas. Con esta articulación perpendicular las personas podrán moverse de manera más confortable”, apunta Alejandro.

Así mismo, el aparato se puede configurar de manera previa para que cada determinado lapso se haga el cambio de posición de forma automática, una herramienta que facilita el cuidado de todas aquellas personas que no se pueden levantar o mover por sí mismas.

El proyecto, que comenzó a gestarse desde 2013 cuando hubo una versión inicial de la cama, fue apoyado por Ruta N. Durante estos años los investigadores Camilo Iza Vélez, Lisa María Jaramillo Estrada, David Velásquez Rendón, Luis Miguel Zapata Henao, Ana María Almonacid Suárez, Alejandro y Mauricio rescataron la idea para agregarle valor y poder obtener la propiedad intelectual.

La patente 29 para EAFIT y la número 10 en 2017

Para la Universidad es muy importante compartir con la comunidad que a septiembre de 2016 obtuvo cuatro patentes por parte de la SIC y que, a la misma fecha en 2017, ya son 10 los reconocimientos que ha recibido por la generación de conocimiento desde las diferentes escuelas.

Así lo asegura Félix Londoño González, director de Investigación de la Universidad, al decir que de esta manera se capitaliza la capacidad de entregar resultados y la curva de aprendizaje de la Universidad indica que se puede tener una regularidad en el número de patentes obtenidas de forma anual, una tarea en la que trabajan de manera conjunta Innovación EAFIT, la Dirección de Investigación y la Oficina Jurídica de la Institución.

“Además es la forma de construir confianza y de fortalecer el vínculo con las empresas porque muchas de las invenciones que tenemos han sido en conjunto con entidades como Ecopetrol, Argos y el Metro de Medellín. También proyectamos los buenos resultados a los demás integrantes de la comunidad universitaria”, agrega Félix.

Esto, explica Félix, porque estas situaciones se vuelven contagiosas y motivan a otros investigadores a pensar en innovar en sus producciones a tal punto que puedan ser patentes y porque de allí pueden resultar reconocidos muchos estudiantes que desde jóvenes se insertan en esta cultura.

Y ese es uno de los estímulos que siempre tiene Alejandro con las personas que lo acompañan en sus proyectos, “no solo es un tema técnico sino también emocional y así todos le imprimimos más cariño al hecho de trabajar por una Universidad que cada vez tiene objetivos más grandes para cumplir. Yo encuentro inspiración para hacer en EAFIT las cosas bien y para ser parte de la historia que la hace crecer”, añade Alejandro.

Por ahora, una de las posibilidades que estudia la Institución es la de licenciar las patentes y la cama adaptable está en busca de mercado en Japón, aunque continúa con más pruebas con pacientes y clínicas para volver más atractivo y robusto el producto.

Así que el objetivo de ser una Universidad de docencia con investigación es cada vez más real y abre el camino para que más jóvenes que quieren hacer parte estas iniciativas comiencen la ruta de aportes a la sociedad a través de la innovación.

En el proceso de solicitud de la patente de la cama adaptable, los investigadores contaron en la guía de Innovación EAFIT, dependencia que también apoyará las labores de comercialización del producto.