Personas que miran su celular mínimo 150 veces por día son propensas a sufrir ceguera

Foto: Ingimage (Referencia).

La luz azul-violeta o de alta energía que irradian las pantallas afecta a las células de la retina, las cuales no poseen la capacidad de regeneración.

De acuerdo con la Fundación Telefónica de Movistar las personas revisan su la pantalla de nuestro celular cerca de 150 veces al día, sin contar con la exposición al computador, a la tablet y televisor, lo que produce a futuro daños irreversibles a la visión.
Cuando revisamos el celular o las pantallas de estos dispositivos tecnológicos el parpadeo involuntario se reduce considerablemente, pasado de 18 a 3 parpadeos por segundo y la luz azul-violeta o de alta energía que estas irradian afecta a las células de la retina, que no poseen capacidad de regeneración.
“Pasar un tiempo prolongado bajo su influencia acelera la muerte de estas células de la retina provocando fatiga visual, ojo seco y aumentando el riesgo de padecer Degeneración Macular Asociada a la Edad, una de las principales causas de ceguera a nivel mundial” explicó Nubia Bejarano, optómetra del Grupo Essilor.
Así mismo las investigaciones recientes publicadas por The Vision Council refuerzan el alto uso de dispositivos digitales a través de generaciones: el 91% de las personas entre 18 y 39 años reporta utilizar los dispositivos electrónicos por más de dos horas y más de dos pantallas al mismo tiempo; y de 40 a 60 años, los utilizan en un 79%.
“Cada vez más las personas usan estos dispositivos y parecer ser una buena noticia para la tecnología pero la creciente exposición a esta luz favorecerá la aparición de patologías visuales a medio plazo: la prevalencia de cataratas y la degeneración macular asociada a la edad se multiplicará por 2 en los próximos 30 años”, dijo Bejarano.
El estudio muestra que además hay que tener en cuenta otros factores de riesgo de la luz violeta como la edad, que sigue siendo el principal y que ha incrementado como consecuencia del aumento de la esperanza de vida y el progresivo envejecimiento de la población.