Restauranteros de playas de Cartagena fijan precios para evitar abusos a turistas

Foto: Cartagena-@AlcaldiaCTG1

Antes de iniciar los días festivos de semana santa, la alcaldía y restauranteros de las playas de La Boquilla pactaron precios para evitar cobros excesivos.

Durante la temporada turística de Semana santa, las playas de ‘La Boquilla’ a las afueras de Cartagena son de los destinos turísticos más visitados por foráneos y nativos. Es por eso que para evitar abusos en el cobro de los productos y servicios, se concretaron reuniones entre el gremio de restauranteros de ese corregimiento y la Alcaldía Local para concertar sobre el listado de precios.

Gregorio Rico, mandatario de la localidad Virgen y Turística, explicó que el objetivo de las mesas de trabajo era la de unificar criterios para esta época de Semana Santa, “Unificamos criterios frente a la temporada de Semana Santa. Para nadie es un secreto que a nivel nacional se dice que se especula de precios en La Boquilla, entonces atacamos este punto y llegamos a la conclusión de establecer una lista de precios oficial”

El funcionario recomendó a propios y turistas exigir el listado oficial que contenga nombre del restaurante,“estamos invitando a que la misma ciudadanía, a los turistas que cuando estén en este espacio y sientan algún abuso o adulterio de precios lleguen hasta el restaurante, hablen quien está a cargo, que identifiquen el restaurante y solicite el listado de precios

En la zona hay unos 216 establecimientos que ofrecen comida, Rodrigo González, miembro de la Asociación de restauranteros, señaló que los platos y las porciones se mantienen con precios de 2016 mientras que las bebidas aumentaron 1.000 pesos.

Algunos precios son: Mojarra de 400 gr desde $15.000 hasta $18.000, Sancocho de pescado $15.000 hasta $18.000, Posta de Sábalo Frito: $18.000, Robalo frito desde $20.000 hasta $25.000.

Un llamado también a los empresarios

María Claudia Páez, presidenta ejecutiva de la Cámara de Comercio de Cartagena, hizo un llamado a los empresarios y a las autoridades para evitar cobros excesivos que impacten negativamente el turismo y la inversión en la ciudad, señaló que es necesario ejercer control en los precios para que no se generen especulaciones y más en épocas de alta afluencia de visitantes como la Semana Santa.