Exigen actualizar plan de contingencia ante atentados al oleoducto Caño Limón Coveñas

Foto: Suministrada por Ecopetrol

En 2017 se han presentado 46 atentados contra oleducto Caño Limón Coveñas en el Norte de Santander, cifra que supera el número de los ataques que hubo en 2016, que fueron 43.

Los tres atentados al oleoducto Caño Limón Coveñas, ejecutados en menos de 24 horas, han generado preocupación en las autoridades de la región. Puesto que estos ataques han contaminado las aguas de dos quebradas, al río Catatumbo y ahora el río Cubogón el cual fue afectado a causa del atentado que se ejecutó en la vereda Troya del municipio de Toledo, Norte de Santander.

Ante la emergencia las autoridades ambientales harán sobrevuelos para entregar un parte oficial sobre las afectaciones que han producido el derrame, pues al parecer esta mancha de crudo se estaría expandiendo al rio Arauca, por eso la alerta se lanza también para ese departamento, y a los consejos municipales de Cubará, Boyacá, Saravena y Arauquita.

Gregorio Angarita, director de la Corporación Autónoma Regional de Norte de Santander, (CORPONOR), manifestó que se debe crear otra modalidad de plan de contingencia ante estos ataques, puesto que los que hay no están sirviendo y el impacto de daño ambiental ha sido catastrófico.

“Eso es una pelea que estamos dando de manera muy seria y sensata, estamos reclamando a la ANLA para que puede intervenir con Ecopetrol, para que se actualice el plan de contingencia que se tiene para el departamento de Norte de Santander, porque entre el primer punto del derrame y el punto de control la contaminación es enorme, añadió Gregorio Angarita.

El director CORPONOR, dio a conocer que de los 46 atentados que se han dado en el año en la región, el de más impacto ambiental fue el que recientemente ocurrió en Teorama, que afectó dos quebradas y el río Catatumbo. con 107 kilómetros de derrame de crudo e involucrando a municipios como Teorama, Tibú y el Tarra.