Combos de Medellín exigen pagos para permitir recolección de basuras

Foto: @Emvarias

Las extorsiones se realizan semanalmente, se cobra una tarifa de $4 mil a familias de escasos recursos que habitan el suroccidente de la ciudad.

El 31 de agosto de este año terminó el contrato entre Empresas Varias de Medellín y la Junta de Acción local del barrio Belén Zafra, por medio del cual esta última hacía la recolección de basuras en las casa para llevarlas hasta el contenedor de Emvarias. Esta situación fue aprovechada por los combos que delinquen en la zona para cobrar, dos veces por semana, dos mil pesos para llevar los residuos al contenedor de la empresa recolectora.

Julio Rengifo, líder de derechos humanos de la comuna 16 Belén, indicó que los delincuentes obligan a los habitantes a entregarles la basura y señaló que esta situación también se ha presentado en Belén la Capilla.

El líder de derechos humanos denunció que “son 4 mil pesos semanales que le cobran a familias de difíciles condiciones económicas, no solamente pasa en Belén Zafra sino también en Belén La Capilla, las bandas obligan a la gente a no sacar las basuras y les dicen que ellos se encargan de llevarla hasta el acopio, pero cobrando el dinero“.

Por su parte Jorge Mario Ramírez, jefe del área de aseo de Emvarias explicó que se está buscando un nuevo contrato para retomar la recolección en el lugar al que no llega la empresa porque es considerado de difícil acceso, entre otras cosas por las condiciones de seguridad.

“Es importante resaltar que Empresa Varias de Medellín está prestando el servicio de aseo en las condiciones establecidas de acuerdo a la norma, donde dice que los usuarios deben bajar las basuras hasta un punto donde los compactadores puedan entrar para recogerla, la empresa tiene catalogada esa zona como de difícil acceso”, respondió el vocero de la empresa recolectora.

Por lo pronto, lo habitantes de Belén Zafra deben cancelar una cuenta adicional a la que aparece en la factura de servicios o decidir si se quedan con los residuos en su casa esperando un nuevo contrato de Emvarias.

Ese barrio del suroccidente de Medellín es una de las zonas con más índices de homicidios, junto a los corregimientos Altavista, San Cristóbal y las comunas Robledo, Castilla y San Javier.