LA FM

Tras asesinato de policías en Miranda (Cauca) se ofrecen $50 millones de recompensa

Lugar donde fueron asesinados los policías, en Miranda (Cauca) / Colprensa

Por orden del presidente de la República, Juan Manuel Santos, se designó un grupo interinstitucional de investigación especial, compuesto por diferentes unidades de la Policía, Fuerzas Militares y Fiscalía, con el objetivo de dar con el paradero de quienes asesinaron a tres policías en el municipio de Miranda, norte del Cauca.

De igual manera, el subdirector de la Policía Nacional, mayor general Ricardo Restrepo, anunció una recompensa de hasta 50 millones de pesos para quien brinde información que permita dar con el paradero de los responsables de este hecho.

Consulte aquí: A policías en Miranda (Cauca) los robaron después de muertos

“Por el momento no podemos decir quién está detrás de esta acción; sabemos que en el municipio hay un grupo residual de las Farc, una facción del ELN y un grupo autodenominado como EPL, por lo que sería arriesgado hablar con seguridad de un responsable”, añadió el general Restrepo.

En este ataque perdieron la vida el teniente Wilfredo Madrigal Galvis y los patrulleros Juan Gabriel Narváez Cabrera y Carlos Alfredo Lara Márquez. Los tres pertenecían a la Unidad para la Edificación de la Paz (Unipep).

Consulte aquí: Policías en Miranda (Cauca): ¿quién los asesinó?

El ataque se produjo alrededor de las 4.30 p.m. cuando una patrulla de esa unidad que garantiza la seguridad en las zonas en que residen los excombatientes de las Farc pasaba por la aldea de El Caraqueño e iba a encontrarse con otros agentes que habían realizado actividades con la comunidad de Miranda, indicó la Policía en un comunicado.

El Ejército envió apoyo y sostuvo un enfrentamiento con el grupo atacante, en el que murió uno de los presuntos autores del ataque y dos más resultaron heridos. Aunque se desconoce la autoría de la agresión, en la zona opera una de las disidencias del Frente Sexto de las ya desmovilizadas Farc, al mando de alias Mordisco, a quienes la Policía considera como “probables autores” del ataque, así como la guerrilla del Ejército de Liberación Nacional (ELN).