Inició la 89a edición de los Óscar

Foto: AFP

Con sus 14 nominaciones bajo el brazo puede que haga historia.

El color champán, las madres y la política dominaron este domingo la alfombra roja del Dolby Theatre de Los Ángeles, donde las estrellas del cine pasearon su estilo antes del comienzo de la ceremonia de los Óscar.

Blanco impoluto 

La alfombra roja se tiñó durante unas horas de blanco, crema y champán festivo.

La francesa Isabelle Huppert, nominada a Mejor actriz y ganadora del Globo de Oro por su papel en “Elle”, optó por un vestido largo color champán de Armani.

De la misma marca se vistió Nicole Kidman, quien se decantó por llevar el pelo recogido, los labios pintados de un intenso rojo y cuyo modelo incluía unos intrigantes caleidoscopios.

Felicity Jones, protagonista de la última cinta de Star Wars, “Rogue One”, y nominada hace dos años por “La Teoría del todo”, optó por un blanco radiante de Dior, con un tutú largo al más puro estilo princesa de Disney.

El Hollywood más clásico

El blanco se llevó la palma pero en la alfombra roja también hubo espacio para estilos más clásicos.

Emma Stone, la gran favorita por “La La Land”, se decantó por un vestido retro de Givenchy, con un escote más formal.

La estrella de “Talentos ocultos”, Taraji P. Henson, fue más atrevida. De azul oscuro de Alberta Ferreti, su sonrisa y la apertura de su falda se llevaron todos los focos.

“Proyectos así no aparecen a menudo”, dijo a la cadena de televisión E!. “Estas mujeres cambiaron el curso de la historia”, aseguró sobre la película que trata sobre tres mujeres matemáticas de ascendencia afroestadounidense que resultaron clave en el programa espacial estadounidense.

Viola Davis, favorita por su papel en “Fences”, se robó las miradas de los asistentes con su vestido largo rojo de Armani, el mismo color que eligió Ruth Negga, la actriz irlandesa-etíope nominada por “Loving”, quien prefirió a Valentino para pasear su belleza por la alfombra roja.

“Hay películas que se quedan contigo, que dejan una marca. Creo queeésta nunca me abandonará”, apuntó a E!.

Atrevimiento 

Janelle Monae, quien dejó su sello en “Moonlight” y “Talentos ocultos”, protagonizó uno de los momentos de la velada.

Su vestido negro de Elie Saab, con estampados brillantes grises y una falda abombada, no dejó indiferente a nadie.

Tampoco lo hizo el cabello de la oscarizada Halle Berry, que también optó por un atuendo de Elie Saab, en este caso con falda María Antonieta, y un espectacular pelo afro.

Además, Jessica Biel, esposa del nominado Justin Timberlake, quien abrió la gala con un número musical, brilló con luz propia con un estilo color oro de Kaufmanfranco, al más puro estilo premio Óscar.

Política en primera plana 

¿El accesorio más elegido este domingo? Un lazo azul de la Unión Estadounidense por las Libertades Civiles (ACLU por sus siglas en inglés). El director de “Moonlight”, Barry Jenkins, la propia Negga y la modelo Karlie Kloss fueron algunos de los que decidieron portarlo.

Cita con mamá 

¿El otro accesorio obligatorio en la noche de los Óscar? Tener a mamá a mano.

Dev Patel, nominado a mejor actor secundario por “Un camino a casa”, acudió a la velada con su madre, al igual que ‘su rival’ por la estatuilla, Lucas Hedges, de “Manchester junto al mar”.

“Mi mayor alegría ha sido traer a mi madre como cita”, dijo por su parte Lin-Manuel Miranda, nominado a la mejor canción original por “Moana”.

Con información de AFP