Masiva afluencia de aves pone en riesgo aviones en aeropuerto de Cartagena

Foto: Aeropuerto Internacional Rafael Núñez / Colprensa

De acuerdo con el personero William Matson, esta situación con las aves podría impactar negativamente el turismo y la economía local.

Las operaciones del Aeropuerto Internacional Rafael Núñez de Cartagena están amenazadas por la masiva migración de aves que, según las autoridades ambientales de la ciudad, está relacionado con la alta sedimentación de una bocana que conecta el mar con una ciénaga que permite la cacería de peces con mayor facilidad.

La situación inquieta a la Aeronáutica Civil y a la Sociedad Aeroportuaria de la Costa, quienes evalúan si continuar trabajando con normalidad.

El personero de Cartagena, William Matson, explicó que en los últimos 10 años, ese sector perdió 10 metros de profundidad. “En la medida que haya mayor sedimentación los peces van a ser vistos por las aves, con el propósito que ellas los casen para su alimentación. Cuando estaban a doce metros era muy difícil cazar, hoy estamos a dos metros”.

En ese sector también se construye la vía 4G Cartagena – Barranquilla, un proyecto que han señalado de impactar negativamente en Cartagena. Laura Cantillo, directora de la Veeduría Nacional Afrocolombiana, rechazó la actitud de las autoridades ambientales. “No estamos señalando a la concesión de la Bocana, pero sí debemos hacer algo. La Anla y MinAmbiente no dan resultados con ese flagelo”.

Cabe recordar que en mayo pasado la Procuraduría General advirtió a la Anla el impacto ambiental causado por el proyecto en ese sector y pidió que los trabajos fuesen suspendidos mientras se efectúan estudios técnicos ambientales y se establecen las medidas de prevención y mitigación para contrarrestar este impacto.

La veedora denunció que dicho ordenamiento no se cumplió sino hasta junio y fue de manera parcial; explicó que pocos días después la Anla emitió un concepto que indicaba que el proyecto ya estaba construido y no eran necesarios estudios ambientales. A cambio de eso, la Concesión Vial haría un plan de monitoreo. Eso último tampoco se ha cumplido.

Pero según el personero, la Anla sí le está pidiendo explicaciones al concesionario, “precisamente para determinar si la sedimentación progresiva se debe o no a la construcción del puente (del sector de la Bocana) y todo ese viaducto”.

Mientras se determina de quién es la responsabilidad en la sedimentación de La Bocana, el incremento de aves y el riesgo para la operación aérea es inminente, “puede generar un riesgo mucho mayor al que tiene cualquier aeropuerto en cualquier ciudad del mundo” agregó Matson Ospino.

Las comunidades han confesado que están angustiadas por esa sedimentación acelerada que aumenta considerablemente cada semana. El último dragado de 2017 evidenció que estos procedimientos deben efectuarse con mayor periodicidad, no cada dos años.

No es la primera vez que las autoridades se pronuncian en contra de este proyecto vial, en más de una oportunidad la Personería, la Procuraduría y la misma comunidad de pescadores han emitido una voz de alerta por el impacto ambiental negativo.