Líderes sociales de Tumaco en jaque por disputa entre disidencias de las Farc 

Foto: Suministrada a LA FM.

La comunidad en el municipio de Tumaco, departamento de Nariño, hizo un llamado al Gobierno Nacional para que intervenga cuanto antes en la disputa que se está presentando en este territorio.

Luis Alfredo Vásquez, líder social de este municipio, aseguró que en menos de ocho días dos jefes comunales han sido asesinados por tratar de convencer a los integrantes de las disidencias para que se desmovilicen, por lo que pidió medidas de seguridad efectivas por parte de las autoridades.

“Lo que vemos aquí es que nos dan un chaleco antibalas y un celular y con eso tenemos que salir a la calle, la verdad es que creemos que eso no nos protege de las amenazas que enfrentamos todos los días, aún más sabiendo que nos estamos metiendo con grupos criminales que no quieren la paz, dijo Vásquez.

Como Víctor Segundo Castillo, de aproximadamente 40 años, fue identificada la última víctima de esta disputa entre exmiembros de las Farc, la cual según su compañero José Gregorio Palma, se ha convertido en parte del panorama en el que está de por medio la lucha por el narcotráfico.

“Hace unos meses unos meses teníamos una reunión con unos de esos jóvenes que querían desmovilizarse, cuando íbamos llegando nos atacaron y ahí murió un líder de esa disidencia (…) a Víctor lo mataron porque era muy cercano a esa gente y buscaba que dejaran las armas”, dijo Gregorio.

Un grupo armado conocido como ‘la gente del orden’, el cual nació de las mismas disidencias de las Farc, es el que estaría detrás de estos ataques, ordenados por alias ‘David’; con el fin de impedir el retiro de sus hombres que actualmente se dedican a la fabricación y transporte de cocaína, en este puerto del Pacífico.

El padre Arnulfo Villa, párroco de la diócesis de Tumaco, manifestó su preocupación por lo que viene sucediendo en esta parte del país y señaló que el asesinato de líderes sociales sólo genera dudas entre quienes quieren dejar las armas, ya que aumenta la incertidumbre sobre su futuro.

“Aquí vemos jóvenes que quieren reintegrarse a la vida civil y no lo han hecho porque tienen miedo de que los maten, hay que generar unos espacios que les den a ellos la tranquilidad de que van a tener un futuro seguro y libre de las amenazas por parte de quienes quieren que siga la guerra”, dijo el religioso.

Ante este panorama, el vicepresidente Óscar Naranjo, anunció la creación de un grupo especial para investigar el asesinato de los líderes sociales y el establecimiento de un Centro Integral para la Inclusión Social y Convivencia, con el que se ataquen de manera frontal las diversas problemáticas que afectan a Tumaco.

La comunidad de Tumaco es víctima de un abandono constante que se ha dado por parte de muchos gobiernos, lo cual se ha convertido en caldo de cultivo para las rentas crimínales que quieren apoderase del territorio y sobre ellas haremos que caiga todo el peso de ley, los líderes cívicos no están solos”, dijo el Vicepresidente.

Esta disidencia de las Farc está conformada por más de 300 hombres de esta guerrilla que no se acogieron al proceso de paz y luego, pese a solicitarlo varias veces, no fueron aceptados por la cúpula del grupo; 127 de ellos se desmovilizaron el pasado mes de marzo y los líderes sociales siguen arriesgando su vida, para que todos dejen las armas.