Federico Gutiérrez, por ofensa de El Mundo: como dijo el papa, no nos dejaremos robar la alegría

Foto: El papa Francisco cuando llegó a Medellín y lo recibió Federico Gutiérrez, alcalde de la ciudad / Foto de @FicoGutierrez

El medio español se refirió así a la visita del papa Francisco a la ciudad de Medellín, la tercera de su gira por Colombia.

Continúa la indignación en Colombia por una columna publicada en El Mundo de España, uno de los diarios más influyentes en el planeta. Tras la visita del Papa a la capital antioqueña, el periodista José Manuel Vidal redactó un artículo titulado “Francisco en la patria de los narcos”, recordando el oscuro pasado de la ciudad con el narcotráfico y Pablo Escobar.

Por eso, el alcalde de Medellín salió en defensa de los antioqueños y pidió que El Mundo se rectifique de dicho titular, al que calificó como mal intencionado y cuyo objetivo es vender más ejemplares del diario. Aseguró que la ciudad ha sido solidaria con Europa en tiempos difíciles.

Consulte aquí: José Manuel Vidal, autor de ‘Francisco en la patria de los narcos’, ofrece disculpas

En diálogo con LA FM, el mandatario aseguró que “en el caso de España y Europa nosotros hemos sido solidarios desde Medellín, recordemos que durante los atentados en Barcelona yo le mandé una carta a la alcaldesa, manifestándole todo mi apoyo y solidaridad. El titular de El Mundo es innecesario, reconocemos nuestro pasado pero vemos con orgullo nuestro futuro”.

En sus cuentas de Twitter e Instagram, el alcalde de Medellín publicó una carta de rechazo a la columna de El Mundo, teniendo hasta el momento cerca de mil 600 compartidos en algunas plataformas digitales.

La columna de José Manuel Vidal, si bien destaca la llegada del Papa Francisco a Colombia y su arribo a Medellín donde está el fervor de los creyentes, critica que sea una ciudad donde han mandado “santos del otro lado”, al recordar al desaparecido narcotraficante Pablo Escobar quien, según el columnista, era “adorado por la gente, recordado y añorado”.

Haciendo alusión a la visita del sumo pontífice a la capital de Antioquia y la tremenda acogida que tuvo a su llegada, el periodista José Manuel Vidal afirmó que “está claro y se está confirmando, de nuevo, estos días en Colombia, que el papa Francisco es un ‘santo del pueblo’”.

El periodista aseguró que el papa Francisco llegó a un país de ‘narcos’, situación que generó gran controversia en el país, especialmente en la capital antioqueña.

Consulte aquí: “Francisco, en la patria de los narcos”, el polémico titular de El Mundo, de España

El alcalde de la ciudad, Federico Gutiérrez, emitió el siguiente comunicado

Medellín, 10 de Septiembre de 2017

Cómo un titular condena una ciudad / Cómo un titular afecta a una ciudad. Un innecesario y constante viaje al pasado

El sábado pasado, 9 de septiembre, más de un millón de personas asistieron a la misa ofrecida por el Papa Francisco en la ciudad de Medellín. Asimismo, las ciudades de Bogotá, Villavicencio y Cartagena tuvieron el privilegio de recibir al primer Sumo Pontífice latinoamericano de la historia y aprender de sus palabras. Niños y abuelos, jóvenes y adultos se emocionaron con la llegada del Papa Francisco, un hombre que con su carisma y sencillez, nos dio a todos los colombianos un mensaje de esperanza.

Es paradójico que luego de que se entregara tal mensaje de reconciliación a un país como el nuestro, un diario de la magnitud de El Mundo de España, titulara su reporte sobre este acontecimiento “Francisco, en la patria de los narcos”. Me costó mucho leer ese titular, porque es un “bajonazo” en medio de tanta alegría. Además porque es una relación demasiado arbitraria, comenzar hablando de Francisco y luego decir que en Colombia es de narcos. Es como si esas dos palabras, no pudieran existir de manera independiente.

Colombia vivió muchos años sumida en el miedo y la violencia. Ese pasado nos afectó de manera profunda y no es un secreto para nadie. Como sociedad, todos los días hacemos un esfuerzo enorme por seguir adelante con nuestras cicatrices. El fenómeno del narcoterrorismo dejó, además, innumerables víctimas a las que les debemos un mínimo respeto. Las heridas se abren cada vez que algunos insisten en generalizar, describiéndonos como país.

Para cualquier ciudadano colombiano es triste y es frustrante ver que al cruzar el Atlántico (sino más cerca), ese sigue siendo el distintivo de un país que durante muchos años ha procurado mostrarle al mundo las cosas maravillosas que tiene para ofrecer. La biodiversidad, los contrastes de nuestra gastronomía, la calidez de nuestra gente.

¿Es justo llamar “la patria de los narcos” a un país de casi 50 millones de habitantes? Colombia no es la patria de los narcos. Reitero: reconocemos nuestro pasado. Pero somos un país que mira con orgullo hacia el futuro. Somos una patria de gente trabajadora, de gente amable y buena.

Lo más triste de todo es que el artículo reconoce el cambio que ha tenido Medellín y que ha tenido Colombia. El artículo adopta la narrativa de la transformación, que hace tan valiosa nuestra sociedad. La alusión es innecesaria y tan forzada que parece más bien que se hiciera para vender más ejemplares del diario.

Particularmente dirijo estas palabras a José Manuel Vidal y a la línea editorial de El Mundo: les sugiero reflexionar sobre el deber ser de su oficio. Más que informar, más que opinar o más que vender, sus artículos tienen la posibilidad de transformar realidades. Miles de personas leyeron ese artículo y seguramente muchas más leyeron sólo el titular: gracias a esas palabras seguirán pensando en Colombia como un país que ya no es. Escribo estas palabras como Alcalde y en nombre de una ciudad, que recibe esa descripción de su país con sorpresa pero sobre todo con dolor. Siento que tengo el deber moral de hacer oír una voz que no es sólo la mía, sino la de una nación entera que merece un nuevo principio. Y seguiremos aplicando el gran mensaje que nos dejó el Papa Francisco: “No se dejen robar la alegría y la esperanza”.

Federico Gutiérrez Zuluaga

Alcalde de Medellín

A su turno, el viceministro de Economía Digital, Daniel Quintero Calle, le pidió al medio español rectificar.

Consulte aquí: Exigen “rectificación inmediata” a El Mundo por titular sobre el papa en Medellín

En diálogo con LA FM, Gutiérrez dijo que aplicará en este caso la frase del papa Francisco según la cual no hay que dejarse robar la felicidad. Escuche sus declaraciones

En Medellín, el papa Francisco invitó a pedir perdón a Dios por aquellos que en décadas pasadas “destruyeron las ilusiones” de muchos jóvenes de esa ciudad con la promesa de una vida fácil producto del narcotráfico. “Los jóvenes son naturalmente inquietos, inquietud tantas veces engañada, destruida por los sicarios de la droga. Medellín me trae ese recuerdo, me evoca tantas vidas jóvenes truncadas, descartadas, destruidas”, afirmó el pontífice en un acto con sacerdotes, religiosos y sus familias.

Francisco hizo referencia al narcotráfico que en los años 80 y 90 costó la vida a miles de personas y convirtió a Medellín en la ciudad más peligrosa del mundo en un paréntesis de su discurso en el que recordó el drama de esta urbe que logró sobreponerse a esa tragedia y convertirse en una de las más innovadoras del planeta. “Y aquí quiero detenerme un instante: y hacer memoria dolorosa. Es un paréntesis”, dijo, para referirse a aquellos jóvenes que se dejaron seducir por los sicarios de la droga y las falsas promesas del crimen organizado.

Enseguida agregó: “Los invito a recordar, a acompañar este luctuoso cortejo, a pedir perdón para quienes destruyeron las ilusiones de tantos jóvenes. Pedirle al Señor que convierta sus corazones. A pedir que acabe esta derrota de la humanidad joven”, manifestó. A los propios sacerdotes, el papa les alertó que deben escapar de las tentaciones materiales, pues “el diablo entra por el bolsillo”.

Además de esa mención, el pontífice salpicó su discurso con otras referencias a Medellín y la cultura paisa. “No tengamos miedo, en esa tierra compleja Dios siempre ha hecho el milagro de generar buenos racimos, como las arepas al desayuno. ¡Que no falten vocaciones en ninguna comunidad, en ninguna familia de Medellín!”, afirmó.