Empresarios de picós a la Alcaldía de Cartagena: prohibir no es la solución

Foto: Archivo Colprensa / Luisa González.

Leonardo Iriarte, empresario de picós y miembro de la Organización Musical Rey de Rocha (OMR), solicitó a la Alcaldía de Cartagena reconsiderar la posición de no permitir más bailes de este tipo en la Plaza de Toros de la ciudad.

El integrante de la familia Iriarte Arias, una de las más reconocidas en el género de la champeta, lamentó el incidente que se registró el pasado fin de semana, donde el enfrentamiento de un grupo de jóvenes asistentes al espectáculo musical dejó varias personas heridas.

“Lamentamos mucho lo sucedido. Nos da pena con los amantes de la música, el Rey de Rocha y de la champeta”, expresó.

Sin embargo, advirtió que el hecho presentado tras finalizar el concierto, no tiene “relación alguna con el evento” y que los desmanes protagonizados por “unos cuantos” no puede llevar a generalidades y a tomar decisiones que no sólo afectan la realización de este tipo de eventos, sino que también impactan negativamente en la expresión e identidad cultural del pueblo cartagenero.

“Esto hace parte de nuestras vidas, llevamos 35, 40 años realizando este trabajo de la champeta y siempre han querido vetarla”, dijo.

De igual modo, sostuvo que más allá de prohibir el espectáculo, desde la Administración Distrital se debería pensar en acciones orientadas a fortalecer la continuidad del mismo, por lo que consideró pertinente “abrir las vías de diálogo” donde las partes lleguen a compromisos que contribuyan.

“Hay que buscar medidas, donde nosotros como propietarios y empresarios, en compañía de la Alcaldía de la Policía, lleguemos a acuerdos y unos ayudemos. Nosotros estamos con toda la buena intensión de hacer un reunión con la Policía, Secretaría del Interior para llegar a ese acuerdo”, indicó.

Y agregó: “¿Qué debemos hacer?, pues primero que todo, vetar a los peleoneros, que sean bien identificados. Segundos, poner un buen filtro en la entrada, detector de metales y por último, que el acompañamiento de la Policía sea más”.

Mediante de un comunicado, la Organización Musical Rey de Rocha (OMR) pidió que no se “satanicen” los bailes de picós, al tiempo que recuerdan a la Administración Distrital que altercados de esta naturaleza se han presentado en otros conciertos que se han realizado en la ciudad.

Manifiestan que la solución no es restringir “el derecho a la diversión de los sectores populares de Cartagena” ; ponen en contexto las afectaciones que tendría para un sector de la economía local que deriva sus ingresos de este tipo de eventos.

Prohibir y cancelar los bailes en la Plaza de Toros no solo tendría graves implicaciones para nuestra empresa que la componen más de 20 trabajadores fijos sino a todos los picos y sus familias, los empleos directos e indirectos como cantineros, logística, publicidad, distribuidores de bebidas, vendedores al interior y alrededor de la plaza que tiene como sustento los bailes”, subraya el documento.

Por último, proponen como estrategia articulada el proyecto ‘Picós en Paz”, que además de ayudar a la champeta, también permitirá a fortalecer el género, el cual se busca sea declarado patrimonio cultural de la ciudad y la Nación.

Hasta el momento, el Instituto de Deporte y Recreación de Cartagena, que administra la Plaza de Toros, ha informado sobre la intensión de no arrendar más el escenario para la realización de bailes de picós. Sin embargo, desde la Alcaldía de Cartagena no se ha emitido ninguna oficio que notifique o deje en firme dicha decisión.