Tribunal de Cundinamarca anuló nombramiento de Carlos Calero como cónsul

Foto: Carlos Calero/Tomada de la cuenta en Twitter @Carloscalero29

El reconocido presentador de televisión había sido nombrado en medio de la polémica como cónsul en San Francisco, Estados Unidos.

El Tribunal Administrativo de Cundinamarca tomó la decisión de anular el nombramiento de Carlos Calero como cónsul en San Francisco, Estados Unidos, luego de que el ciudadano Mario Andrés Sandoval, en noviembre de 2016, pidiera la nulidad de dicha elección.

Carlos Calero, reconocido en Colombia por haber sido presentador de noticias, programas de entretenimiento, entre otras labores, fue nombrado por el presidente Juan Manuel Santos mediante el Decreto 1617 de 2016.

Sin embargo, dicho nombramiento había generado polémica en el país, puesto que los críticos consideraban que Calero no había hecho las carrera diplomática necesaria para que fuera nombrado en tan importante cargo como cónsul en San Francisco.

Fue entonces cuando un ciudadano identificado como Mario Andrés Sandoval interpuso una acción judicial ante el Tribunal Administrativo de Cundinamarca para que quedara sin efecto este nombramiento.

El 13 de octubre de 2016, en medio de la polémica porque Carlos Calero, sin tener carrera diplomática era nombrado en dicho cargo, la Cancillería emitió un comunicado defendiendo el nombramiento. “El señor Carlos Calero es profesional en Comunicación Social y Periodismo de la Universidad Jorge Tadeo Lozano y tiene una especialización en Opinión Pública y Marketing Político”.

“Como todas las personas que son nombradas para ejercer funciones en las misiones diplomáticas en el exterior, pasó por una inmersión en el tema consular y cumplió con el cronograma de inducciones programadas en la Dian, la Registraduría General de la Nación, el Instituto Colombiano de Bienestar familiar, el Ministerio de Comercio Exterior, Migración Colombia y las distintas direcciones  del Ministerio de Relaciones Exteriores”, agregó entonces el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Frente a los cuestionamientos al nombramiento, la Cancillería aseguró entonces que “no se puede descalificar a una persona por su profesión; la Cancillería ha contado anteriormente con periodistas que han cumplido una gran labor en el exterior. La experiencia nos ha demostrado que en los cargos consulares, que requieren funcionarios con don de gentes, que se entreguen a las personas a través de un acercamiento permanente,  los comunicadores cumplen una excelente labor por su habilidad para interactuar con ellos”.

Ahora, bajo el argumento de que una labor diplomática se ejerce tras más de una década ejerciendo una carrera afín, Carlos Calero podrá determinar si tiene argumentos para apelar ante el Consejo de Estado. La Cancillería, en esta ocasión, no se ha pronunciado oficialmente.