Ford anuncia que cancela plan de nueva planta en México para invertir en EE.UU.

Foto: AFP

Según la prensa internacional, la medida funcionaría como “voto de confianza” a la política comercial del presidente electo Donald Trump.

La gigante automotriz Ford anunció este martes que decidió cancelar un plan por 1.600 millones de dólares para construir una nueva planta en México, y en cambio impulsar la producción de vehículos eléctricos en Estados Unidos.

“Ford anunció que canceló los planes para la nueva planta en San Luis Potosí, México”, informó la firma en un comunicado, donde añadió que destinará 700 millones de dólares en cuatro años para producir automóviles eléctricos en la fábrica estadounidense de Flat Rock, en Michigan.

La empresa también dijo que producirá la nueva generación del modelo Focus en la planta de montaje de la ciudad mexicana de Hermosillo “para mejorar la rentabilidad de la compañía”.

El presidente de Ford, Mark Fields, negó después, en una entrevista con la televisión estadounidense CNN, que la cancelación de la inversión en México fuese una concesión al presidente electo de EE.UU., Donald Trump, que defiende un proteccionismo económico.

“No hemos llegado a un acuerdo con Trump. Lo hemos hecho por nuestro negocio”, aseguró Fields.

Ford añadió que la inversión en Flat Rock permitirá a la planta de montaje la producción de vehículos autónomos y eléctricos, y creará 700 puestos de trabajo directos.

Los planes de producción del fabricante estadounidense en México han sido frecuente objetivo de los ataques de Trump. De hecho, en septiembre de 2016, el presidente electo amenazó con aranceles aduaneros del 35 % a los productos de Ford producidos en México.

Trump también afirmó que Ford despediría trabajadores en Estados Unidos para producir vehículos en San Luis de Potosí, lo que fue rotundamente negado por Fields.

Entonces Trump declaró: “¿Sabes lo que va a pasar? Nunca se van a ir (a México)”.

Poco antes del anuncio de Ford, el presidente electo atacó a General Motors (GM) y amenazó al fabricante con la imposición de aranceles aduaneros a menos que produzca sus vehículos en Estados Unidos.

Trump dijo en un tuit que “General Motors está enviando el modelo Chevy Cruze hecho en México a los concesionarios de EE.UU. sin tarifas. ¡Fabrique en EE.UU. o pague un gran arancel aduanero!”.

Tras el tuit de Trump, GM señaló en un breve comunicado que produce la versión sedán del Cruze en Ohio.

“Todos los Chevrolet Cruze sedán en venta en Estados Unidos son producidos en la planta de montaje de GM en Lordstrom, Ohio. GM produce el Chevrolet Cruze de cinco puertas para mercados globales en México y un pequeño número es vendido en Estados Unidos”, explicó el fabricante.

Con información de AFP