LA FM

Por una generación con ADN innovador

Aventúrate por la travesía innovadora

Bill Gates lo dijo alguna vez cuando le preguntaron cuál era su mayor amenaza: “le temo a alguien en un garaje visionando algo completamente nuevo”. Y entonces uno se imagina a un par de ingenieros tremendamente genios en Silicon Valley. La innovación, como dijo Steve Jobs, es cuestión de personas; no de nacionalidades, profesiones o estratos, sino de individuos que se caracterizan por tener ciertas habilidades.

Hace algunos años, Jeff Dyer, Hal Gregersen y Clayton M. Christensen, autores del libro ADN del Innovador, decidieron averiguar qué es lo que tienen en común ese tipo de personajes. Luego de estudiar los casos de Apple, eBay y Amazon, entre otros, identificaron en esos emprendedores una serie de habilidades en común: observar, preguntar, experimentar, asociar y trabajar en red.

Esta perspectiva nos abre una luz de esperanza. En teoría, el desarrollo y fortalecimiento de esas habilidades nos puede hacer más propensos a la innovación. Y si los innovadores no necesariamente nacen, sino que se pueden “hacer”, es inevitable fijar la mirada en el sector educativo. ¿Qué se está haciendo para formarlos?

Algunas instituciones de educación superior, como la Universidad EAFIT, se han cuestionado al respecto. Lo interesante es que esta preocupación de directivos y profesores ha permeado la comunidad estudiantil. Iniciativas como el Club de Innovación, de dicha Universidad, así lo demuestran.

Este grupo de estudiantes de diferentes pregrados de la Institución ha decidido tomar la innovación educativa como línea de investigación y trabajo. Su misión es promover el espíritu emprendedor e innovador a través del diseño de actividades y herramientas que permitan desarrollar las habilidades mencionadas.

Con la ayuda de expertos y mentores, estos jóvenes han logrado diseñar tres juegos soportados en las competencias del emprendedor innovador: Travinno (juego de mesa), Villa Innovadora (juego de rol) y Cafet (juego de cartas de la industria cafetera). Son metodologías pensadas por estudiantes para estudiantes que, al final, pretenden combinar esas necesidades de formación que presenta el mundo actual con asuntos que resultan atractivos para ellos.

Los retos de la actualidad necesitan mentes que desafíen constantemente el statu quo. Dice Deborah Chase Hopkins que la innovación es como el surf: parece fácil, pero no lo es; puede haber tiburones en el agua y al final es pura magia. Lo que necesitamos ahora es tener suficientes surfistas que se atrevan a tomar las olas sin importar si al final, desde la comodidad de la playa, los demás aplauden o abuchean.

Escrito por:
Diana María Osorio Posada
Comunicadora Social
Universidad EAFIT