Inestabilidad política en El Salvador podría perjudicar finanzas de 3 bancos colombianos

Foto: Ingimage (Referencia)

La firma calificadora de riesgos Standard & Poors advirtió que por cuenta de la inestabilidad política y administrativa que impera en El Salvador, este país podría dañar eventualmente su calificación crediticia.

Lo que a su vez podría impactar las finanzas regionales de 3 bancos colombianos que tienen filiales en la nación centroamericana.

Según explicó la firma, desde el cuarto trimestre de 2016, El Salvador ha estado bajo estrés crediticio debido a la elevada polarización política. Como resultado de lo anterior, la administración financiera del Gobierno se ha erosionado, tal como se refleja en una mayor debilidad de su capacidad de acceder a liquidez.

El organismo indicó que por esta razón están creciendo los costos económicos derivados del prolongado estancamiento entre el partido gobernante el Frente Farabundo Martí de Liberación Nacional (FMLN) y el principal partido de oposición, Alianza Republicana Nacionalista”.

Señaló que esta situación ha retrasado el avance de la propuesta de reforma fiscal y de pensiones, ha debilitado las prácticas de manejo de deuda, ha perjudicado la confianza inversionista y ha limitado las perspectivas de crecimiento económico del país.

“Como resultado de lo anterior, han surgido preguntas sobre si la exposición de los tres mayores bancos colombianos Bancolombia S.A y Compañías Subordinadas, Banco Davivienda S.A., y Banco de Bogotá S.A. y Subsidiarias a El Salvador podría dañar su calidad crediticia“, explicó Standard & Poors.

Contexto

La firma recordó que Bancolombia adquirió el banco salvadoreño Banco Agrícola S.A. (B-/Negativa/B), el banco panameño HSBC Bank (Panamá) S.A. y una participación mayoritaria de 60% del Grupo Financiero Agromercantil, ubicado en Guatemala.

Por su parte, el Banco de Bogotá adquirió BAC International Bank Inc. (BBB-/Negativa/A-3), uno de los mayores conglomerados financieros de Centroamérica, con operaciones en Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y Panamá. También adquirió el Banco Reformador en Guatemala y el BBVA Panamá.

Y el Banco Davivienda adquirió las subsidiarias de HSBC en Costa Rica, El Salvador y Honduras en 2012.

Según la firma, “durante los últimos 10 años, Bancolombia (su calificación es BBB-/Negativa/A-3), Banco de Bogotá (BBB-Negativa/A-3), y Banco Davivienda (BBB-/Estable/A-3) se han estado expandiendo en Centroamérica“.