Gobierno anunció fin de prácticas abusivas en cobro de deudas de crédito

Foto: Jorge Castaño / Foto: Colprensa.

“Se busca generar un espacio para que los bancos puedan renegociar las condiciones de los créditos”.

El superintendente Financiero, Jorge Castaño, anunció que desde el 1 de octubre se pondrá en marcha una guía especial de buenas prácticas de cobranza para evitar los cobros abusivos a los usuarios del sistema financiero.

Con ello, señaló Castaño, se buscará poner fin a las prácticas abusivas a la hora de cobrar por los servicios financieros como por ejemplo las llamadas a deshoras o las amenazas a los clientes.

Este es un documento que recopila todo el listado de los estándares que deberían poner en práctica las entidades financieras que directa o indirectamente se relacionan con sus clientes, para lograr el pago de los créditos que se encuentran en mora“, explicó el SuperFinanciero.

Señaló que parte de estas buenas prácticas es, por ejemplo, “llamar a horas adecuadas a los usuarios financieros, un entorno de respeto, un tratamiento adecuado del dato financiero y mantener actualizada la información, entre otras“.

Castaño incluso confesó que él mismo fue víctima de estas prácticas abusivas con un crédito para la compra de vehículo, ya que en una oportunidad lo llamaron un domingo después de las 8 de la noche, para presionarlo a pagar la cuota del préstamo.

Salvavidas

La segunda medida que anunció el Superintendente Financiero es una especie de ‘salvavidas’ especial para los usuarios que se encuentran en mora con sus créditos de entre 30 60 y 90 días.

Con esto se busca generar un espacio para que los bancos puedan renegociar las condiciones de los créditos, ya sean de consumo, tarjetas de crédito, comerciales, microcréditos e incluso créditos de vivienda, en donde se pueden redefinir las condiciones de pago y se les dará viabilidad financiera al deudor, sin que tenga que soportar los costos de una reestructuración de sus créditos“.

Señaló que esta instancia se podrá llevar a cabo por una sola vez, “y si el deudor financiero logra cumplir con estas expectativas de pagar mejor sus cuotas, pues no va a soportar el efecto negativo y puede continuar en el sistema financiero“.

Indicó que actualmente “la reestructuración del crédito se hace automáticamente y esto lleva a que el consumidor financiero tenga que ser calificado mal y por tanto ser excluido del sistema y que no le presten más“.

Castaño recordó que el último reporte de su entidad señala que la cartera en mora de los colombianos se ha ido poco a poco equilibrando, aunque se encuentra actualmente por encima de los $18 billones.