LA FM

Todos veían a Froome como favorito y solo Urán creyó en sí mismo

Rigoberto Urán, ciclista colombiano al servicio de Cannondale / Foto de @letour_col

El Tour de Francia terminó el domingo sin sorpresas en cuanto al ganador final. El británico Chris Froome se impuso por cuarta vez. En segunda posición y luchando por el triunfo se esperaba a un colombiano, Nairo Quintana, pero fue otro ciclista del país sudamericano, Rigoberto Urán, el que puso las cosas difíciles al líder del Sky.

Urán terminó en segunda posición, a solo 54 segundos de Froome, la menor desventaja respecto a su escolta que ha tenido el británico en sus cuatro triunfos.

No quiero exagerar sobre cuáles eran mis posibilidades, porque el ciclismo es un deporte donde son las piernas las que deciden y tienes que esperar hasta el final, pero sabía que llegaba al Tour en gran forma, afirma Urán.

El ciclista colombiano del Cannondale, de 30 años, llegaba al Tour después de dos años sin buenos resultados. Lejos quedaban su plata en los Juegos Olímpicos de Londres-2012 en la prueba de carretera y sus segundos puestos en el Giro de Italia en 2013 y 2014.

Además, las cosas no salieron bien en la primera etapa del Tour de Francia, en la contrarreloj en Dusseldorf (Alemania).

En aquella etapa prólogo, Urán quedó a 51 segundos de Froome, siendo además el cuarto colombiano en la etapa, detrás de Jarlinson Pantano, Nairo Quintana y Carlos Betancur.

“Lo más importante este año fue que perdí tiempo en la contrarreloj del primer día. Después de aquello, no hubo muchas diferencias. Esto me da muchas esperanzas de cara al futuro“, añade Urán.

“Terminar segundo detrás de Froome a menos de un minuto es muy bueno para mí. Es un podio muy importante, el mayor éxito de mi carrera. Sabíamos que sería difícil ganar el Tour pero no imposible, por lo que di todo lo que tenía. Ha sido un gran Tour”, añadió.

Un Tour muy disputado 

Urán llegó en tercera posición a la penúltima etapa, en que pudo quitar el segundo puesto al francés Romain Bardet.

Fue un Tour muy disputado que se decidió en la última contrarreloj. Estuvo abierto hasta el final“, resume.

“Se lo dedico a mi familia, a mis amigos, a mi equipo y a todo el que me apoyó en estas tres semanas“, señala Urán.

Además de Urán, su equipo también creía en él, comenzando por el director deportivo del Cannondale, Charly Wegelius.

“Muchas cosas se juntaron para que Rigo terminara segundo. Tuvo un comportamiento homogéneo durante tres semanas, sin altibajos, en un trazado que le convenía a él y a nuestro estilo. Sus compañeros superaron su falta de experiencia, ya que teníamos a cuatro debutantes en el Tour, con corazón y trabajando duro. Estoy muy orgulloso de ellos, afirma Wegelius.

El más feliz en el Cannondale era el extrovertido Jonathan Vaughters, responsable principal del equipo.

Corres para ganar. Entrenas para ganar. Organizas un equipo para ganar. Los otros 200 ciclistas también quieren ganar. Cuando ganar es siempre el objetivo, una segunda plaza es ciertamente un logro increíble en el Tour de Francia”, afirma Vaughters.

Jugamos nuestras bazas lo mejor que pudimos. Rigo y todo el equipo hicieron que fuera posible. Dimos el cien por cien y cuando es así tienes que estar contento”, concluyó el estadounidense.