La Selección Colombia élite de ciclismo que compite en Bergen (Noruega)

Foto: La Selección Colombia Élite de ciclismo en los Mundiales de Bergen (Noruega) / Foto de la Federación Colombiana de Ciclismo

La primera medalla mundialista de Colombia podría llegar al sprint. Peter Sagan podría volver a figurar.

El ciclismo colombiano tiene este domingo una gran posibilidad de posicionarse en lo más alto del pódium, en medio del Mundial de Ruta que se disputa en Noruega y que cuenta con la participación de varios de los más reconocidos pedalistas del país.

La carta colombiana la encabeza el antioqueño Fernando Gaviria con destacada actuación en la más reciente edición del Tour de Francia, además de Rigoberto Urán y Sergio Luis Henao.

La prueba que se lleva a cabo en Bergen (Noruega) con un recorrido de 267 kilómetros, es apta para que Gaviria de 23 años y del equipo Quick Step, logre una nueva victoria para el país, especialmente en los últimos 40 kilómetros donde el trabajado del embalador será fundamental.

Sin embargo, otro de los opcionados para ganar la competencia es el pedalista Peter Sagan, campeón mundial en dos oportunidades y quien llega a defender el título.

También se destacan los corredores Alexander Kristoff, Michal Kwiatkowski, Greg van Avermaet y Michael Mathews y Edvald Boasson Hagen, quienes se han hecho fuertes y han estado en los primeros puestos de esta competencia en los últimos años.

Peter Sagan

El eslovaco Peter Sagan y la posibilidad de que encadene su tercer maillot arco iris consecutivo concita toda la atención previa a la prueba en línea Élite masculina que se disputa mañana para cerrar los Campeonatos del Mundo en Ruta de Bergen (Noruega).

A la espera de que se haya recuperado ya del resfriado que le aconsejó perderse la crono por Equipos en el arranque de los mundiales con un Bora que, de todos modos, no parecía con opción de podio, el reto de Sagan es mañana.

Porque será mañana cuando el doble campeón del mundo intente volver a tener éxito sin contar con un equipo poderoso y además con menos efectivos -seis- que las selecciones más importantes -nueve-.

Así, con la ayuda de su hermano Juraj y los casi desconocidos Erik Baska, Maek Canecky, Michael Kolar y Patrik Tibor, Sagan intentará hacer valer, como en Richmond 2015 y Doha 2016, su enorme clase para enfundarse otra camiseta de campeón del mundo.

No se presume fácil su tarea ante el poderío de selecciones como las Bélgica, Holanda, Francia, Italia, Gran Bretaña, Australia e incluso la local Noruega sobre un recorrido que, viendo las carreras anteriores, parece más para rodadores que para sprinters o escaladores. Quizás para clasicómanos que dominen las cronos.

A la vista de lo ocurrido en las pruebas de júnior, sub-23 y féminas, ganan enteros las candidaturas del holandés Tom Dumoulin y el esloveno Peter Roglic, brillantes oro y plata en la contrarreloj Individual del miércoles.

Aunque los que aparecen en las apuestas como principales rivales de Sagan son el polaco Michal Kwiatkowski, oro en Ponferrada 2014, el belga Greg Van Avermaet, campeón olímpico en Río de Janeiro 2016, el local Edval Boasson Hagen, el australiano Michael Matthews, el italiano Matteo Trentin, ganador de cuatro etapas en la última Vuelta a España, y el sprinter colombiano Fernando Gaviria.

Si el de La Ceja llega en condiciones y la selección colombiana de Rigoberto Uran, Nairo Quintana y compañía es capaz de mantenerle con opciones hasta el momento decisivo la primera medalla mundialista de Colombia podría llegar al sprint.

Menos opciones se le barrunta a una España muy debilitada por la baja del seis veces medallista Alejandro Valverde, que acumula dos platas y cuatro bronces.

Los de Javier Mínguez España pondrán sus esperanzas en buenos corredores, pero no figuras, como los murcianos Luis León Sánchez y José Joaquín Rojas y el conquense Jesús Herrada, en un equipo que completan Jonathan Castroviejo, Imanol Erviti, Gorka Izagirre, Marc Soler, David de la Cruz y Lluis Mas.

El recorrido de 276,5 kms. se desarrollará fundamentalmente en un circuito de 19,1 kms. al que los corredores deberán dar 12 vueltas después unos 40 kms. previos diferentes en el arranque de la prueba.

La mayor dificultad del circuito es la subida a Salmon Hill, un repecho de 1.400 metros al 6,4 por ciento de desnivel tras el cual aún quedarán unos 10 kms. hasta la meta.

Aunque no se presume decisiva en esa subida, probablemente empiece a definirse la pelea por las medallas. Para la de oro el gran candidato es Sagan, el resto intentará evitarlo.