Habitante de calle presuntamente agredido por policía no ha querido recibir ayuda de la Alcaldía de Bogotá

Foto: Crédito foto Alcaldia de Bogotá

Los hechos tuvieron lugar en la Carrera 18 con Calle 13, en pleno centro de la capital del país.

La alcaldía de Bogotá informó que el habitante de calle presuntamente agredido por un miembro de la policía de tránsito, no ha aceptado ser trasladado a un centro de atención.

Mediante un comunicado la administración distrital asegura, “la alcaldía Mayor de Bogotá a través de la Secretaría de Integración Social abordaron al habitante de calle, señor que fue presuntamente agredido por un miembro de la policía de tránsito para que con el equipo de “ángeles azules” para que accediera a los servicios que se prestan para la población habitante de calle”.

Este grupo de funcionarios quienes cumplen la función de atender a los ciudadanos que viven las calles buscó al presunto agredido.

Dice la Alcaldía,“el equipo de “ángeles azules” que recorre todos los días las calles de Bogotá en busca de habitantes de calle lo ubicó en el sector de Mártires y lo invitó a un centro de atención especial para que reciba todas las atenciones que necesite y que pueda iniciar un proceso de recuperación”.

Segun los funcionarios del grupo “angeles azules”, la persona no ha querido recibir la ayuda oficial

Informa la Alcaldía, “hasta el momento el habitante de calle no ha aceptado el traslado a un centro de atención para habitantes de calle. Sin embargo accedió a que se le expidiera una cédula de ciudadanía, labor que se iniciará la próxima semana en coordinación con la Registraduría Ditrital”.

Finalmente la alcaldía informó que seguirá insistiendo y ofreciendo la oferta de servicios para la población habitante de calle.​

El patrullero implicado en el caso de presunto maltrato a un habitante de calle será apartado del cargo mientras se adelanta una investigación.

Un video difundido en redes sociales muestra a un habitante de la calle con heridas luego de una presunta agresión de un uniformado. 

Los hechos tuvieron lugar en la Carrera 18 con Calle 13, en pleno centro de la capital del país.

Tras el incidente, la dirección de Tránsito y Transporte de la Policía sostuvo que según el uniformado  relato del uniformado, “se vio obligado a tomar medidas coercitivas para defenderse de un inminente ataque con arma blanca de parte del habitante de calle”.